Gramática de la fantasía

Gramática de la fantasía

Llevaba mucho tiempo queriendo leerte, después de reírme a solas recordando las invenciones rejuvenecedoras de tu barón Lamberto y siempre un pudor monetario te dejaba aparcado en la estantería. Hace poco por fin compartimos cama, y mesa y tren y dejaste a esa niña dormida de la portada, despertarse en mi bolso. Seguramente “Gramática de la fantasía” es algo de eso, un bostezar y hacer hueco para que la imaginación tome posiciones.

Con afán docente Rodari nos lleva de la mano por los recorridos infantiles, en una especie de corro de la patata, donde la ensalada que comemos no es otra que la del buen cuentista, pero consciente de quiénes son y qué comen los señores. Porque detrás de toda narración infantil Gianni Rodari, se esconde satisfecha una ideología funcional, de esas que preservan la estructura social y por eso el objetivo, no es otro que descorchar el poder liberador de la palabra “no para que todos sean artistas, si no para que nadie sea esclavo”.

Y es así como los objetos cobran vida como insuflados de animismo y la ilógica del inconsciente forma binomios fantásticos para encabalgar ideas rompedoras de un oyente, que puedes ser tú, que asiste al espectáculo decidido a tomar parte de él, incluso para destruirlo. El juego de la rima, del limerick, de los lugares comunes, niñas que gritan a sus muñecas y niños restregándose en lo escatológico de sus pensamientos nos hacen ver más allá del tradicional discurso materno, de la represión de lo recomendable y de las caras que se tapan la boca para no decir palabrotas delante del niño. Un niño, que por otra parte se acostumbra a repetir y se sacia con lo que conoce. De ahí la necesidad de estos consejos para provocadores que desacralizan la autoridad y el oscurantismo clasificador de las escuelas haciendo de esta lectura un cauce para el crecimiento de los niños a través de la fantasía como exploración sensorial, como abandono al azar, con una sola fidelidad, la del relator a la historia. 

“Gramática de la Fantasía”. Gianni Rodari. Ediciones del Bronce. Barcelona, 2002.