España Cabaret

¿Qué Moncho Borrajo se encontrará el espectador?

Se recupera un poco el Moncho de Cleofás, que puede bajar en cualquier momento, hablar con una señora, subirla al escenario y volver un poco al glamour, con detalles como las chaquetas con broches que llevamos Mosquera y yo.

• ¿Se necesita glamour en escena?

Yo creo que últimamente están pecando algunos cómicos de minimalismo. A mi me gustan mucho los juegos de luz, que la gente en un momento aplauda los efectos. Mosquera y yo bailamos una canción de cabaret “Mamma”, porque la luz indica cuando hay que aplaudir y eso parece que está perdiéndose.

• ¿Cómo es ese revival que hacéis?

Es un poco el cabaret de los cincuenta, recuperado con letras nuevas. Una canción de “Cabaret” la he transformado y resulta un poco provocador, porque en ese momento me quito el pantalón delante del público y aparezco con ligueros y con medias. Y es ese señor de cabaret, maquillado, amanerado, evidentemente que dice a los demás que “si les viérais con mis ojos verían que no somos todos tan distintos”.

• ¿Hay algún momento especial?

Hay un monólogo que hago con mi madre, con una foto, donde esa voz me dice que no me preocupe, porque en el cielo hay muchas putas, hay pocos políticos, que no ha visto ningún cardenal, que sólo ha visto a Juan XXIII, que está Lola, que está Camarón… Y me dice “¡yo no sabía que los artistas veníais al cielo!” y yo le digo que los que están abajo necesitan reír. Es ese toque tierno.

• ¿Qué has aprendido en todos estos años como humorista?

Yo creo que lo mejor que he podido hacer en todos estos años es que sé llevar al público por donde quiero. Hacerlo reír, hacerlo llorar, ponerlo tierno y que salga pensando “´¡qué bien me lo he pasado, pero qué verdades ha dicho!”

• ¿Qué pretende ser “España Cabaret”?

Un burla, burlando, riéndonos un poquito de nuestra patria, que también nos viene bien, pero no del país en sí mismo, si no de nosotros. Yo no voy a utilizar la bandera española para reírme de ella o a reírme del Rey, ni de Aznar, ni de Zapatero. Vamos a reírnos de todos.

• ¿Cuál es la marca Borrajo?

A mí siempre me han dicho, si usted no se metiera con el público, no improvisara y no dijera los tacos que dice sería la Madre Teresa de Calcuta. Un día Carrillo, que es muy amigo me dijo, “si tus espectáculos no tuvieran ternura serían un mítin destructivo”.

Anuncios