Lolita es Ana en el trópico

Una obra de Nilo Cruz premiada con el Pulitzer ha dado a Lolita la oportunidad de subirse a los escenarios para contar la verdad de Conchita, una cigarrera a la que un libro, “Ana Karenina”, la cambia la vida. La actriz nos cuenta cómo ha sido esta primera experiencia en las tablas donde la acompañan Joan Crosas, Luis Fernando Alvés, Toni Acosta y José Pedro Carrión, entre otros.

 ¿Cómo es la vida de Conchita?
Es una mujer casada, con una vida marital un poco aburrida y digamos inactiva, porque su marido pasa de ella.
¿Quién es esta mujer?
Una cigarrera que trabaja en una fábrica de tabaco en Tampa, en Ivory City,  donde aparece el lector, un hombre que leía a los trabajadores mientras hacían sus tareas y les lee una obra, “Ana Karenina” que les va cambiando la vida   a los personajes.
En ese paralelismo entre la novela y los personajes reales, ¿con cuál se identifica Conchita?
Con la protagonista, Ana Karenina.
¿Estás de acuerdo con que la literatura o el amor nos cambia la vida?
Completamente de acuerdo, porque el arte nunca te daña y a través de él se pueden construir muchas cosas.
A pesar de ser una historia dramática hay sitio para el humor…
Tiene momentos de humor, pero es más una tragicomedia que otra cosa.

 ¿Algún momento en el que te sientas especialmente cómoda en escena?
Yo me siento cómoda en todas las escenas porque las he hecho mías y porque la misma familia que estamos fuera, estamos dentro. No hay tiranteces y todo eso te hace sentirte bien, incluso puedes hacer cosas nuevas, indagar.

 ¿Cómo ha sido la relación con tus compañeros?
Me han ayudado muchísimo, dándome consejos, e incluso cuando se me ha ido la letra alguna vez, dando mi pie. Son todos grandes actores, con muchos años a sus espaldas y están mucho más baqueteados que yo.
 ¿El director os marcó mucho la pauta?
Nilo es un director muy paciente y al escribirla él lógicamente tenía muy claro quiénes eran los personajes, así que no ha habido ningún problema.
¿Y tu trabajo actoral?
La verdad, yo lo hago como lo sentí desde el primer momento y va todo unido, la gestualidad y la palabra. La palabra de Nilo es maravillosa y el gesto, acompaña un poco a la palabra.

“Se van a reír, van a llorar, van a escuchar un texto maravilloso y van a ver a Lolita en una obra que es teatro del bueno”, asegura la actriz.

w ¿La cadencia está buscada por el director o es un aporte tuyo?
Hay muchas cosas que son personales, que uno las siente dentro y las hace.
¿Puede ser quizá cierta sensualidad o qué hay de Lolita en Conchita?
Conchita está en la piel de Lolita y todo lo que tiene de bueno o de malo lo tiene Lolita también. Yo le he dado vida, por tanto tiene mucho mío.
 ¿Hay algún pasaje musical?
Sí, una fiesta en la que Joan Crosas   hace una canción que cantamos un poco todos y yo hago una estrofa pequeñita con él. Lógicamente no canto como Lolita, porque sería una prepotencia por mi parte.

 ¿Cómo fueron los ensayos?
Muy divertidos, porque somos como una familia y nos lo pasamos muy bien. Hemos conectado muy bien, tenemos mucha química entre todos y es un equipo muy bueno. Cuando se es tanta gente no siempre la armonía está, pero en este caso sí.

 ¿Qué te atrajo del proyecto?
El texto que me encantó y todo lo que es la historia, pero sobre todo, porque lo que se dice en esta obra son palabras muy bonitas.
¿Pensaste en que te jugabas tu prestigio al aceptar el reto del teatro?
Ése es un riesgo en esta profesión. Siempre que haces algo nuevo, ése es el temor que tienes, que a la gente no le guste o que realmente no estés dando la talla, no solamente en el teatro, en el cine, en la música y en todo lo nuevo que puedas hacer. Pero yo soy una mujer de retos, me gusta cambiar, hacer cosas nuevas e intentarlo.
¿Va a suponer un cambio en tu trayectoria?
No, esto es una vía más dentro del arte. Cuando eres artista tienes muchas facetas en las que puedes incurrir. Digamos que ahora me ha tocado el teatro, porque hay una obra que realmente merece la pena y porque tenía muchas ganas de hacerlo. Eso no quiere decir que me vaya a dedicar por completo al teatro y vaya a dejar mi carrera musical o el cine.
¿Por qué recomendarías la obra?
Porque van a disfrutar mucho, se van a reír, van a llorar, van a escuchar un texto maravilloso, van a ver a Lolita, que es la novedad y a la que van a poder criticar. Y luego van a ver un teatro bueno, porque como dice José Pedro Carrión hay teatro bueno y malo y éste es del bueno.
¿Te has sentido maltratada por la crítica?
No, al contrario, no me puedo quejar porque para ser mi primera intervención en teatro me han puesto por las nubes.

Anuncios