cANTO dEL rECHAZADO

No me gusta tu flequillo,

No me gustan tus botas,

No me gustan tus neuras,

No me gusta que fumes,

¿por qué no comes?

No me gusta que grites,

No me gusta que te calles,

No me gusta que gesticules,

¡no te quedes ahí como un pasmarote!

¡Anda, no pienses tanto!

No me gusta tu ropa,

No me gusta tu colonia,

¿pero vas a salir así a la calle?

No me gusta que me mires a los ojos,

No me gusta que escupas por la calle,

No me gusta que pegues los mocos en los autobuses,

Ni me gusta que duermas con la boca abierta,

No me gusta que ronques,

No me gusta que hables mientras sueñas,

¡mira que eres fantasioso!

No me gusta que sorbas la bebida,

No me gusta que huelas los calcetines cuando te los quitas,

No me gustas ni tú, ni tu madre y puedes ir recogiendo de una puta vez las maletas

No me gusta ser violento…

¿Pero puedo serlo?

No me gustan las películas de Garci, o sí las películas, no sus charlas,

No me gusta que me pongan anormales a cantar como ranas desgastadas en la tele las veinticuatro horas

No me gusta pensar que soy mejor por no ver a Tamara

No me gusta que me digan ¡qué culito!, ni que hoy estoy más atractiva

No me gusta que me llamen cosa rara

¿Nunca llevas cosas de marca?

Y menos que se cuelen en mi cara

No me gustan las largas colas,

Ni pienso esperar para ver nada

Me gusta comer en los chinos,

Pero mira que se les queda cara de gilipollas cuando te hablan

No sé por qué tienes tanto acento después de llevar toda una vida en España

No me gusta la ópera,

No me gusta decir “cava”

No me gusta tener que pensar en otros idiomas,

Porque ellos no hacen el esfuerzo de adaptarse

Y a mí sólo me gustan esos bollitos de hojaldre con piñones

No me gustan las cosas complicadas

Me gustan las mujeres, sea o no un tío

Y no tengo por qué explicarle a  nadie lo que me gusta y lo que me da arcadas.

Me dan asco las subcontratas

Y no me gustaría morir sin enterarme

Ni que el médico me engañe para que me quede más tranquila

Cuando quiera escuchar mentiras,

Me diré que soy tolerante,

Que no tengo prejuicios,

Que respeto a todos y que allá cada cual,

Que me da lo mismo ocho que ochenta

Y que de perdidos al río

Y que no hay mal que por bien no venga,

Pero lo cierto es que me jode como a todos que le den un puesto de trabajo a un moro

Y no entiendo que los negros se sienten antes que yo cuando los trenes van hasta arriba.

No me gusta que se atribuyan derechos que no tienen y menos cuando nadie les ha pedido que vengan de su tierra a casarse con españolas para tener la nacionalidad.

¿soy racista por eso?

¿Acaso no te gusto?

Cuantas veces te has descubierto pensando en voz alta en un programa de Hermida y hasta has pensado que podrías salir, coger el micrófono

y decir unas cuantas cosas a esos racistas de mierda

Lo malo es cuando se te instala un gitano en el tercero

Y todo el mundo te habla de Cuba como de dar un pelotazo

Y todos somos muy alternativos, hasta que dejamos de serlo

Y todas nos pedimos light, aunque devores croissants de chocolate

Y a todos nos interesa hacer un donativo,

Apadrinar un niño,

Renegar del machismo,

De la cultura de las monjas,

Del Ejército,

De la patria,

Del dinero,

Aunque la única oración que se te ocurra es que me quede como estoy.

Prefiero vivir de mis papás aunque tenga que ocultarme como okupa,

prefiero no gustarle a nadie y ser lo más antisocial que pueda,

prefiero no trabajar… ¡qué trabajen otros!

Y comer la sopa boba

Y vivir del cuento

Y engañarme siempre que pueda

Y dormir por la noche contento,

Convencido de que en una ONG  se pueden hacer cosas.

Y cuando se me pase la borrachera

Pienso escribir todo esto para cuando se me ocurra ser tolerante

Quitarme esa estúpida idea de la cabeza.

Anuncios