El Español apuesta por la diversidad y el compromiso

[lorca_eran_todos.jpg]Una de las salas más emblemáticas de Madrid inicia la temporada pisando fuerte, con cuatro montajes teatrales y otro de danza. Propuestas escénicas del Gayarre o el Teatre Lliure que aún no han pasado por Madrid y que apuestan por la etnicidad y nuevas formas expresivas que combinan el género documental con la dramaturgia.

La nueva temporada se abre con gran expectación y con grandes montajes en la mayor parte de las salas. Mientras el Teatro Español se atreve a proponernos  una muestra de espectáculos muy diversos, con un Lorca interpretado desde la perspectiva documental de Carme Portacelli en “La casa de Bernarda Alba”, hasta el de Rubianes, en su particular homenaje casi historiográfico a los cadáveres a pie de cuneta de la guerra civil. Una apuesta fuerte del controvertido Mario Gas, decidido a marcar la diferencia desde las salas del teatro de la Plaza de Santa Ana.

El Lorca de Pepe Rubianes

Para el actor y guionista Pepe Rubianes “Lorca eran todos” y así nos lo hace saber en su debut en la dirección con un montaje para el que recupera un trabajo de los setenta en el que quiso indagar en las heridas de los desaparecidos sin nombre que dejó la guerra civil en nuestra geografía. Rubianes inicia su larga marcha para crear sobre las tablas la mesa redonda que quisiera haber hecho el poeta Luis Rosales reuniendo a los asesinos de García Lorca. Así, Rubianes sube al escenario a un elenco de nuevos rostros  que van desgranando los dos últimos meses del autor del “Romancero gitano” de la mano de las aportaciones de historiadores como Agustín Perón, Ian Gibson, Eduardo Molina Fajardo y José Luís Vila Sanjuán que investigan los sucesos que desembocaron en el fusilamiento en el barranco de Viznar.
Y un ingrediente más, la música de Enrique y Estrella Morente que pondrán todo el calor de sus voces al conocido poema lorquiano de “Los cuatro muleros” entre el 19 y el 24 de septiembre.

El de Carme Portacelli

Otro de los montajes que llegará al Teatro Español será “La casa de Bernarda Alba”, una producción del Teatro Gayarre de Pamplona. Viene con el estruendo de los aplausos, allí por donde se ha representado, donde han ido colgando todos los días el cartel de “completo”.
Las mujeres encerradas de este reparto son Marta Juániz, en el papel de Bernarda, Leire Ruiz como la libertaria Adela a las que acompañan  Maiken Baitia como Angustias, Emi Ekay en el papel de Poncia, Carol Verano como Magdalena, Leire Barkos como Amelia, Belén Otxotorena como Martirio y Pilartxo Munárriz en el de María Josefa. Una pieza de mujeres medio desnudas que vagan por una casa condena que recrea ese ambiente asfixiante previo a la contienda  en el que los convencionalismos luchan contra el deseo insatisfecho idealizado en la figura de Pepe el Romano. Del 7 al 10 de septiembre.

Aires étnicos en Medea

La Medea de Ricardo Iniesta y Atalaya es un espectáculo que busca arrastrar al público siguiendo a esta mujer desbocada por su pasión por Jasón, pero añadiendo una lectura actual al drama de este desarraigo, del dejar la patria en pos de la seducción de lo desconocido. En este relato de reminiscencias orientales se trazan infinitos paralelismos con las historias de los inmigrantes, con su cultura ancestral, frente al mundo desarrollado que les niega el acceso a los parias del tercer mundo.
El montaje viene avalado por el Festival de Mérida y el austríaco Art Camuntum que participan en esta coproducción repleta de ritmos étnicos  de Armenia, Albania, Irán, Grecia, Rajasthan, Arabia, Azerbaiyán, Nepal, Tibet, India, Indonesia… Del 13 al 17 de septiembre.

Y además, danza

Dos propuestas más completan esta apertura de temporada en el Español, “Psitt! Psitt!” y “Viene regando flores desde La Habana a Morón” y que podrán verse del 27 al 29 de septiembre y el 30 de septiembre y 1 de octubre, respectivamente.
Ambas se presentaron en la inauguración del Instituto Cervantes de Pekín de la mano de la compañía de danza de Cesc Gelabert y Azzopardi que juega en la primera con componer el paisaje expresivo que le sugiere la partitura de Comelade en su particular homenaje a Erik Satie.
En la segunda con ritmos más calientes como la salsa, el mambo, la rumba y el bolero en una coreografía cuajada de sensualidad y que traerá los efectos curativos de los sones caribes del Cuarteto Timbancó a los espectadores de la sala madrileña.
TEATRO ESPAÑOL
Tel. 91 360 14 80.