Ideas para llenar las estanterías de sus amigos –o las suyas- por Navidad

¿Cómo fiarse de un mostrador repleto de novedades editoriales navideñas? ¿Cómo discernir entre lo que puede convertirse en pascuero, es decir, seco, obsoleto y prescindible o algo que adornará nuestro vivero de libros el resto del año y rebrotará cada vez que abramos sus hojas? Por estas razones y muchas otras Leer se ha aventurado a dejarse en manos de expertos, las propias editoriales, para que nos anticipen sus apuestas, haciendo incluso de tripas corazón, echando un ojo a volúmenes de otras casas editoras.

 Los de Lengua de Trapo se arriesgan a proponernos cinco títulos de ésos que uno hubiera querido firmar con su sello como “En el nombre del cerdo”, de Pablo Tusset, editada por Destino y que ya reseñamos en estas páginas, el “Manual de literatura para caníbales”, de Rafael Reig y que podemos encontrar en Debate, los “39 escritores y medio” que rescata Jesús Marchamalo para Siruela, “Los peces de la amargura” de Fernando Aramburu en Tusquets y “Ella, tan amada” de Melania Mazzuco que edita Anagrama.

Aunque, claro está, las apuestas navideñas que nos ofrece Desireé Rubio desde la propia Lengua de Trapo no tienen nada que envidiar: “Los perros de Tesalónica” de Kjell Askildsen, en torno a los conflictos de pareja que según los estudiosos renacen con tantos días de asueto y que Leer ya les recomendó en una de sus reseñas al decir que “los relatos de este noruego implacable, de alguna manera nos recuerdan a los pecios de Ferlosio, pero mucho más legibles”. Sobre el autor, Juan Aparicio-Belmonte, de otra novela con intenciones de convertirse en regalo navideño, “El disparatado círculo de los pájaros borrachos”, uno de nuestros reseñistas habituales ha sentenciado que «escribe con desenvoltura, con soltura y atrevimiento, y el resultado no puede ser más gratificante, una novela que se lee sin parpadear», por lo que merece la pena apostar a caballo ganador. Y si hubiera que salir de Lengua de trapo con hasta cinco paquetes en estas fechas, sin duda, nos aseguran que “Las bestias”, de Ronaldo Menéndez, “El libro que Sandra Gavrilich quería que le escribiera”, de Pedro Maestre, “La fórmula Omega”, de Rafael Reig, y que ya va por su segunda edición y “La alambrada de Levi”, de Milagros Frías, son cuatro sugerencias más de ese “mascarón de proa” de la editorial madrileña.

 ¿Libros con receta?

 Hace unos días bromeábamos con la iniciativa de la Junta de Extremadura de ofrecer a los clientes de las farmacias prospectos de posibles lecturas que, sin receta médica se expenderían a los mismos para incitarles a que adquieran el hábito de la vista cansada a fuerza del mucho leer y poco dormir que dijera Cervantes. Pero quizá la idea no es tan descabellada toda vez que pudiera ser recomendable aprovisionarnos de remedios magistrales, especialmente en días como los que se avecinan. Por ejemplo, para los que siguen pensando que los Borgia eran italianos de pura cepa y necesitan mejorar sus síntomas de nescencia histórica, podríamos aconsejarles “Los siete Borgia”, de Ana Martos en Nowtilus, que además luego nos sirve para dejar atónitos a nuestros acompañantes con nuestra erudición si nos decidimos por ir a ver la versión cinematográfica. O si prefieren algo con un toque más actual, tienen “

Banderas de nuestros padres: La batalla de Iwo Jima” de Jame Bradley, que lanza estas Navidades Ariel y nos recomienda E. Quintana, coincidiendo con la llegada a las pantallas de la versión para la gran pantalla que Clint Eastwood ha hecho de una de las contiendas más sangrientas de la guerra en el Pacífico. También en este sello editorial, “Historia y cronología del mundo”, de Asimov, para los que gustan de recrearse en la evolución de la vida y “Mileuristas” de Espido Freire, sobre las preguntas que acucian a quienes no evolucionan por el coste de la misma y por si quieren encontrar la medida a las cosas ahora por Pascua, una forma barata es adquirir “La proporción áurea”, de Mario Livio, por 19,50 euros.

Volviendo a las afecciones por desconocimiento, aunque esta vez sobre los avatares de la Rusia zarista, Patricia Calvo de Nowtilus nos explica que para llenar el calcetín de Papá Noel “Catalina La Grande, el poder de la lujuria” de Silvia Miquens puede ser un calmante que nos apacigüe los dolores por avitaminosis historicista y además nos sacie con las intrigas palaciegas y fantasías sexuales que llenan sus páginas. Pero si su exigencia novelística pasa por un buen relato y no por el aprendizaje, puede que el uso externo de “La Brújula del Peregrino”, con las nuevas peripecias de la saga Kalixti, resuelva la necesidad de movimiento en los músculos del ojo. Aunque si el conocimiento que le falta es el social, nada mejor que la ingesta de dos volúmenes: “Armas de Mujer”, una práctica guía para que toda mujer pueda convertirse en una diosa sexual y volver locos a los hombres estas Navidades  y el “Curso de Glamour para Principiantes”, que viene avalado por Boris Izaguirre y en el que “Didí Escobart,  a través de su alter ego Diossa nos introduce con mucho humor en los caminos del buen y del mal gusto. Con su hilarante e ingeniosa capacidad para realizar una ácida crítica social, pero desdramatizando todas las miserias humanas, nos relata desde las anécdotas más curiosas de la historia de la moda hasta las más absurdas fantasías estéticas imaginables…” Incluye una conflictiva lista de celebridades nacionales e internacionales mejor vestidas… y otra con las más ordinarias. Algo que no encontrará en la siempre dosis de Manderley para estas fechas, “El duque domado” de la autora de “Los maridos también se enamoran” y “Bésame Annabel”, con pasión, pero sin contraindicaciones

Ponerse al día en Navidad

Si durante todo el año ha ido a remolque de las conversaciones de bar sobre la actualidad rosa, Borja Segovia desde Espejo de Tinta nos trae un surtido de nombres con los que recuperar el tiempo en Navidad, incluso uno que le llega de cerca, “La generación precaria” sobre los que “ya estamos en los treinta, sufrimos de nostalgia por La Bola de Cristal y pensamos que los másteres eran la panacea”. Fuera de eso, el título estrella de la editorial serán las “Memorias” de Belén Ordóñez, un libro con fotos sobre la saga del que se lanzarán 25.000 ejemplares, “La Pantoja, Julián y Cía. Asalto a Marbella”, firmado por David Botello e Isabel Rábago y “Manolete y Lupe Sino”, de Gonzalo Sánchez, en torno a pasiones tormentosas sin salirse del toreo, pero sin flecos inmobiliarios. Más sobre juergas tienen en “Famosos pillados” o en “Dios salve a la movida” de Silvia Grijalba  y con mucha sorna, en las “Historias de aquí” de Forges, releyendo desde el 39 al 78 de nuestra España. Y de la mano de dos periodistas, dos títulos más, “Onderou”, haciendo un remedo al Kerouac pero por los paisajes peninsulares de la mano de Toni Garrido y “Lo mejor de Rosa Montero” con quince artículos, un puñado de reportajes que en palabras de la autora atrapan un instante de tiempo congelado y proporcionan una información valiosísima sobre cómo éramos, cómo sentíamos y cómo pensábamos. Sobre nuestra inocencia en esa época, porque aún no sabíamos todo lo que después sucedería».

Con  esa misma idea puede recurrir igualmente a los volúmenes de El tercer nombre de entre los que Lorena de Polanco nos escoge  siete posibles libros para envoltorio y espumillón: “Picasso y sus mujeres” donde Antonio D. Olano, desde la amistad con el pintor malagueño nos relata los amores del genio; “Toreros en la cocina”, para que veamos la destreza en los fogones de doce matadores y “Hoteles con viñedo”. Aunque si hablamos de cubiertas que llaman desde lejos a la curiosidad tenemos más opciones: “Broken Barbie”, una historia cruda de una joven anoréxica, drogadicta, firmada por Alexandra de Amitrano; “Ni muerta ni casada” de Mary Janice Davydson, de una no muerta que mantiene las mismas esclavitudes de cuando estaba viva, la dieta, el amor y ese peligroso ir de compras; “Diario de una miss intelijente”, en la que se refrescan las aventuras de este personaje de blog nacido hace cuatro años de la pluma de Arturo Vallejo, con múltiples guiños a la realidad más jocosa como en la disparatada “Volver a ser Imelda” del argentino Ariel Capone y para la “Biografía de Kofie Annan. Un hombre de paz en un mundo de guerra”, de Stanley Meisler, por si prefiere el análisis navideño de lo que se le escapa a diario.

Un libro para cada edad

Juan, desde Páginas de espuma, nos da dos opciones dependiendo de si el destinatario va a la sección infantil o juvenil: La vuelta al mundo del ratón Pérez”, de José Manuel Pedrosa, con ilustraciones de Paz Rodero y las que quieran poner en su imaginación los más pequeños, Qué me cuentas. Antología de cuentos y guía de lectura para jóvenes, padres y profesores”. Y para los adultos, “¿Qué es el hombre?” de Mark Twain, entre las propuestas de lo que llamamos no ficción y “Alumbramiento”, de Andrés Neuman  y La vida ausente”, de Ángel Zapata, en ficción.

Mientras Ediciones de la Torre, con treinta años y 500 libros a sus espaldas, nos ofrece en destacados El último clown”, un libro ameno, entretenido y, sobre todo que “muestra que sin ilusión no es posible ser feliz, un mensaje muy navideño”. El resto de su escaparate tampoco tiene desperdicio, desde Cuatrogafas 5D en el Thyssen”  para acercar a los niños al mundo del arte y Cuentos de la mitología vasca” para descubrir las desconocidas leyendas del folklore vasco, para los nietos y Los cuentos de Calleja”, una biografía del autor “relatada desde el corazón de su nieto, que conmueve al lector tenga la edad que tenga”, para los abuelos y La retórica del terror”, para los padres y madres, especialmente si les interesa el fenómeno del terrorismo o se dedican a la comunicación.

Si hubiera que catalogar los libros de la Biblioteca de Autores Cristianos, podríamos hablar de “plenamente navideños” pues al lector le permiten ahondar sobre el contexto cultural y espiritual de las fiestas, según Juan Antonio Mayoral con títulos como “Porque esta noche el amor. Poesía navideña del siglo XX”, “Los evangelios apócrifos”, “Los evangelios apócrifos en la literatura española”, “Rabí Jesús de Nazaret” y “Arte sacro actual”, todos ellos suficientemente densos como para salir renovado de las festividades y quedar bien con el agasajado. Aunque con los mismos personajes las tramas puedan ser muy diversas como demuestran las que Silvia Rodríguez de La Factoría de ideas nos plantea para pasar el rato entre compromiso familiar y cena de empresa.  Por ejemplo, con “El secreto de María Magdalena”de la escritora Ki Longfellow, que aseguran es “nuestro lanzamiento estrella para estas fechas. Un libro entretenidísimo que casi podríamos calificar como “de aventuras”; aunque su protagonista es un personaje histórico. A título anecdótico, será el lanzamiento del año de la editorial Random House en Estados Unidos”. Otro, con roles navideños de su lista es “El ángel más tonto del mundo” de Christopher Moore, novela ganadora del Quill Book Award, en la que un niño reza con poca fortuna por la recuperación de Santa Claus, con tan mala suerte de ser atendidas sus plegarias por el menos indicado. Aseguran que como fenómeno literario “ha sido comparado con “El curioso incidente del perro a medianoche” de Mark Haddon, en la editorial Salamandra, que también tenemos el gusto de invitaros a leer”.

 Más detectives y poetas

 Fuera ya de lo estrictamente navideño La Factoría pondrá en sus mostradores dentro de la colección Calle Negra, dos títulos nuevos para los amantes del género y los  neófitos, “Expediente Barcelona” de  Francisco González Ledesma, donde asistimos al nacimiento del inspector Méndez, “que le dio la alegría de recibir el premio Planeta con “Crónica sentimental en rojo” y  “Un baile en el matadero” de Lawrence Block, con intriga garantizada, made in USA, aunque el buque insignia será “Ubik”, tan llena de acción, humor y surrealismo como la obra más conocida de su autor, Philip K. Dick, “Blade Runner”. Y entre los que se mantendrán en los expositores por el tirón de ventas, “La ecuación Dante” de Jane Jensen, y “El resurgir de la Atlántida” de Thomas Greanias, que estrenan ediciones en tapa dura. Y sin olvidarse de los regalos para los chavales, “Nocturnia” de Simon R. Green, ambientada en una extraña ciudad paralela a Londres y en la que “con un ritmo trepidante que recuerda “Mátrix”, con un final sorprendente”. ¡Y prometen publicar más títulos de esta serie detectivesca para los que se queden con las ganas!.

Desde Meteora, M. Dolors Sàrries continua haciendo hincapié en esa tendencia por la narración con suspense, aconsejándonos un libro de más de 700 páginas como “La piedra lunar” del decimonónico Wilkie Collins, uno de los que ha degustado como conocedora de novela negra y que atesora como “clásico” imprescindible.
Junto a él, dos invitaciones a la poética en catalán con “Centre de gravetat” de Feliu Formosa, que tiene en su haber el premio Nacional de Cultura de teatro, la Creu de Sant Jordi, el premio Carles Riba, el premio Ciutat de Barcelona, el premio de honor del Institut del Teatre… y Joan Martíne Screm, con una obra tal vez de las que conviene anotar antes de pasarse por la librería, “53N/160W”. Un poemario ganador del  Concurso de Poesía Joan Perucho-Vila d’Ascó de la editorial barcelonesa que para estas Navidades mantiene en cartel “El hijo del tejedor”, la primera obra en castellano de Olga Xirinacs –de la que ya dimos cuenta en Leer-. Entre las nuevas para el otoño, “Punto de fuga” de Gloria Montero, presentada el pasado 13 de noviembre, y en la que “nos narra las experiencias de una fotógrafa de guerra que nos trasladará a conflictos como los de Camboya, Irán, Timor, el Líbano o los Balcanes y que harán que se cuestione la razón de su existencia y su relación con los dos hombres que ama”.

 Los seguros en las vitrinas

Entre lo que nunca falla, por evidentes cuestiones de calidad y por supuesto, mercadotecnia (los más vendidos en tapa dura y a sólo 11,95), son lo Planeta define como “estrellas de papel, los mejores títulos para regalar esta Navidad”. Xenia Guirao nos presenta las apuestas de Booket: “Las puertas templarias” para los que gustan de los pesquisidores del enigma con aire esotérico del triunfador en EEUU, Javier Sierra; las “Pasiones romanas” de Maria de la Pau Janer, con un premio, el Planeta de 2005 que sigue dando réditos gracias a esos reencuentros que todos hubiéramos querido protagonizar; “Un milagro en equilibrio” de la premiada en la edición de 2004, Lucía Etxebarria, sobre lo que un bebé puede encontrarse; “La dama y el león”, de Claudia Casanova, en torno al descubrimiento del viaje a la libertad de una heroína medieval; “El Zahir”, obra del archiconocido Paulo Coelho, en permanente búsqueda de respuestas iniciáticas; “El curioso incidente del perro a medianoche” de Mark Haddon sobre cómo cambia la percepción y el entorno de un adolescente por un incidente casual; “La piel fría”, de Albert Sánchez Piñol, que viene con dos recomendaciones bajo el brazo, el premio El Ojo Crítico y como finalista del premio de Libreros de Cataluña 2003; “Tombuctú”, otra vez Paul Auster, dirán, pero con una mirada canina, la de Míster Bones, “un chucho que interpreta el mundo con sensibilidad canina y sintaxis humana, es el leal compañero de William Gurevitch, un vagabundo, poeta errante y excéntrico, superviviente de las revoluciones de los 70”. Y por fin, un clásico de los que aguantan, “De parte de la princesa muerta” de Kenizé Mourad, más de moda ahora que Pamuk se ha hecho con el Nobel. Y lo que no es en bolsillo, son el último premio y finalista de la casa planetaria, “La fortuna de Matilda Turpin” de Álvaro Pombo y “En tiempo de prodigios” de Marta Rivera, tres de Carlos Ruiz Zafón, “La sombra del viento”, “El palacio de la medianoche” y “El príncipe de la niebla”, “Un lugar llamado nada” de Amy Tan, “Todo bajo el cielo” de Matilde Asensi, entre otros.

 La cultura llama a tu puerta por Navidad

Otros que también tienen la campaña hecha son los del Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg que, para la época del mazapán vienen cargados de obras para guardar con mimo, aunque eso sí, con menos intención de ser portátiles. Miguel Ángel Delgado da seis nombres, una nueva versión de los “Viajes de Gulliver “, con ilustraciones de Guillermo Pérez Villalta, “Todo Shakespeare”, con  Jaume Plensa en los dibujos y una recuperación del autor británico a través de sus 37 piezas teatrales y con trabajos de Moratín, Cernuda, Benavente o Vicente Molina Foix, “El Bosco, a cargo de la
Fundación Amigos del Museo del Prado en colaboración con la bicéfala firma editorial; “Obras completas & algo +” I (1935-1972)” del antipoeta Nicanor Parra, con “materiales que han permanecido dispersos e inencontrables durante décadas, permitiendo reconstruir, desde sus orígenes, una trayectoria poética en permanente estado de transformación y crecimiento” como sus “Artefactos”. También en Círculo/Galaxia otros dos Nobeles, Montale, con su “Poesía completa”  (en la primera traducción de su verso a otra lengua) y Juan Ramón Jiménez con “Música de otros”, cuando se cumplen 50 años de la concesión del premio al escritor onubense.

Los de Siruela entran en harina en lo que anuncian como “La Navidad más lectora” de la que nos incitan a comprar “Cuando Papá¡ Noel cayó del cielo”, de Cornelia Funke para que aprendamos que algunos deseos no se compran con dinero en un relato lleno de estrellas fugaces, renos y Santa Claus y “25 cuentos populares de Europa”, en la que nos regalan las tradiciones orales de Finlandia, Grecia, Chipre o Polonia. Satisfechos ya los menores, dentro de la Colección Libros del Tiempo, vemos “La lámpara”, de Clarice Lispector, el “Diccionario de los ismos”, escrito por Juan Eduardo Cirlot, con nuevas voces sobre la ya corregida edición de 1956, “Menos que uno. Ensayos escogidos”, de Joseph Brodsky, “Tras las huellas de Nives”, de Erri de Luca, “La cocina del azafrán”, de Yasmin Crowther “que se está traduciendo en catorce paí­ses. Y supone todo un acontecimiento literario”, “La chica sobre la nevera y otros relatos”, de Etgar Keret “con un lenguaje coloquial, precipitado y natural en el que se reconocen las técnicas del pastiche, del kitsch y del vi­deoclip”, “Arquitectura y magia”, de René Taylor para comprender la operación mágica que fue la construcción de El Escorial y dos ensayos, “Los logócratas”, George Steiner y “La dificultad de ser”, de Jean Cocteau.

Para ampliar la colección…

Y si sus amigos son de los que compran en Maeva es más que probable que al desenvolver sus paquetes se encuentre con “La medición del mundo” de Daniel Kehlmann, que ya ha vendido más de 700.000 ejemplares en Alemania, “La dama”, de Ana Tortajada, que rescata la matriarcal Iberia, “Con los ojos vendados” de Shusha Guppy, con la recreación del Irán prerrevolucionario, “La adivina” de Carlos Clavijo y José Carlos Martos, sobre la lanza de Longinos y un reto, “La ciudad de los libros soñadores” de Walter Mores, para que descubra hasta dónde es usted un lector apasionado y si estaría dispuesto a matar por sus libros.

Con algo ya de camino recorrido de cara a las Navidades tenemos “El abrecartas” de Vicente Molina Foix en Anagrama, donde el agente de la policía franquista recorre todas las escalas sociales persiguiendo a los traidores y recuperando a figuras señeras en un variado epistolario y “La enfermedad”, de Alberto Barrera Tyszka, también dentro de la colección de narrativas hispánicas, con dos argumentos garantistas, uno el Premio Herralde recientemente obtenido por esa historia sobre la verdad ante la inminencia de la muerte y dos, la condición de mentor del televisivo Boris del autor venezolano. Y en el Panorama de narrativas, María Teresa Slanzi nos lanza varias ideas para completar la colección, “El mar” de John Banville, “Pequeña isla” de Andrea Levy, “El ministerio del dolor” de Dubravka Ugresic -a la que ya pudimos disfrutar en esa sarnosa crítica del mundillo literario y de los exiliados de carné que es “Gracias por no leer”-, “En picado” de Nick Hornby, “El perfeccionista en la cocina” de Julian Barnes, “Piccadilly Jim” de P.G.Wodehouse y las “Brooklyn Follies” de Paul Auster, al que, ¿se acuerdan?, conocen por un premio que le han dado este año…, eso es, el Príncipe de Asturias.

Y terminamos con las recomendaciones de José Arévalo de la editorial Almuzara que nos habla maravillas de un libro de Pierre Mac Orlan, “La bandera” y “La  historia general de Al-Andalus” de Emilio González Ferrín que rompe el mito de la Reconquista. Y de entre los suyos nos avisa vivamente de dos novedades que no debemos dejar pasar, “Entre limones”, con las divertidas andanzas del exbatería de Génesis en la Alpujarra, con ya referencias en quince idiomas, en una curiosa mezcla entre “La tesis de Nancy” y “La conjura de los necios” sobre lo kafkiano que resulta vivir como en España lo hacemos y “El tesorero de la catedral” de Luis Enrique Sánchez, con depravación en el ambiente eclesiástico del XV.

 Conclusiones

 –       Si eres perro y tienes algo que contar, busca un editor y aprovecha para sacar algo con tus recuerdos…

–       Si eres famoso, aunque no tengas nada que contar, busca un editor…

–       Si no eres perro ni famoso, husmea en el esoterismo, ¡seguro que encuentras algo de lo que escribir…

 –      Si no cumples ninguna de las tres anteriores condiciones, dirígete al público infantil o juvenil, o adulto con necesidad de autoestima y redacta un manual de ayuda para chicas con personalidad, chicos sin ella, amigos de los famosos, famosos sin amigos…

Y si alguno de todos los libros que les hemos destacado no les convence, siempre pueden empezar el año haciendo su buena obra solidaria donándolos a alguna ONG para que los envíe a quienes no dispongan de herramientas de crítica tan adiestradas como las suyas, quieran consumir cultura y no cuenten con medios para hacerse con ella.

Anuncios