De caballos y armas en Alicante

escEscitas. Tesoros del Tuvá

Si les gustó la muestra sobre los Tesoros de Sipán el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) vuelve a apostar por una propuesta novedosa con la exposición Escitas. Tesoros del Tuvá, con la que ofrecen al visitante la posibilidad de conocer a este pueblo del Asia Central a través de más de 600 objetos desde piezas cerámicas, hasta adornos femeninos de esta civilización guerrera que tenían en el caballo su mejor arma y en el águila a su dios del viento. En Gijón, el LABoral Centro de Arte y Creación trae Homo Ludens Ludens, una exposición que examina el juego digital como elemento esencial en nuestros días con más de una treintena de proyectos de muy distinta orientación. Mientras, en Cataluña, la muestra Francesc Gimeno i els paisatgistes del Montgrí, que presenta el Museu d’Art de Girona es una esplendida ocasión para descubrir las obras más destacadas de este artista catalán que hasta ahora nunca se habían mostrado en público. Y en Barcelona tienen la oportunidad de asomarse a la mirada de diez cineastas a través del objetivo de otros tantos fotógrafos en la exposición Magnum. 10 secuencias. El cine en el imaginario de la fotografía.
Una cultura famosa por la bravura de sus jinetes que podemos descubrir hasta el 14 de septiembre en el trabajo de sus puñales de metal, arcos de madera o sus armas de sílex, pero también en la minuciosidad y el preciosismo de peines, collares, broches o espejos con que las mujeres competían en belleza o los aderezos para la indumentaria de los guerreros realizados con pequeñas láminas de oro recreando animales salvajes
empleados como elementos funerarios. La muestra, pionera en Europa, recoge los restos hallados recientemente en el llamado Valle de los Reyes de Tuvá y es resultado del convenio firmado entre el Museo Arqueológico de Alicante y el Instituto de Historia de la Cultura Material de la Academia de Ciencias de la Federación de Rusia.
Dividida en cuatro ámbitos, la exposición atiende especialmente a los tres pilares de este pueblo indoeuropeo seminómada, el armamento, la cultura del caballo y las creaciones artísticas de los askenazis o
escitas, tribus situadas en la actual Siberia, al norte del Mar Caspio, que entre los siglos VII y III a.C.constituyeron una de las culturas más pujantes de la zona, ya descrita por el historiador griego Heródoto.

La tecnología digital ha convertido la vida en un juego y en este contexto se enmarca la muestra Homo Ludens Ludens que puede visitarse en el LABoral Centro de Arte y Creación de la localidad asturiana de Gijón. Bajo este título, sacado de un ensayo de los años 30 del historiador Johan Hizinga sobre el importante, papel de lo lúdico en la cultura y en la sociedad, giran más de una treintena de propuestas de arte digital interactivo de videojuegos que incorporan temas y hechos sociales y políticos y que son una herramienta para el activismo al conseguir mezclar lo virtual y lo real. Así, Painstation, todo un clásico, parodia la popular consola de Sony y lejos de primar a los jugadores, les inflige dolor en las manos con pequeñas descargas eléctricas. La exposición puede visitarse hasta el 22 de septiembre de 2008.
Luz pictórica, luz en instantáneas
La exposición Francesc Gimeno i els paisatgistes del Montgrí arranca justamente cuando Gimeno (Tortosa,1858 -Barcelona,1927) llega a Torroella de Montgrí, en el Bajo Empordà, (Girona), acompañado y
guiado por Ramon Call y Modest Urgell. Contemporáneo de grandes figuras del modernismo catalán como Santiago Rusiñol y Ramón Casas, Gimeno se interesa por lo cercano, lo inmediato: su familia, su paisaje. La obra del artista tortosino refleja la importancia que tiene para el pintor la luz y el color tan especial de la comarca del Empordà, la cual le ayudó a desarrollar una paleta de colores realmente intensa. La muestra evoca también el paso por el Montgrí de otros artistas, como Joaquim Mir y Josep Maria Mascort, que conocían y admiraban la obra de Francesc Gimeno. Hasta el próximo 25 de mayo.
Diez fotógrafos de la agencia MAGNUM recrean para el visitante del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) el imaginario cinematográfico captado por autores como Abbas, Antoine D’Agata,
Bruce Gilden, Harry Gruyaert, Gilles Peress, Gueorgui Pinkhassov, Mark Power, Alec Soth, Donovan Wylie y Patrick Zachmann. Un repaso a distintas generaciones y tendencias de la fotografía documental donde caben los espacios íntimos de Kieslowski, el compromiso político de Wylie o la poesía visual de Wenders, que se completa con un taller creativo para potenciar la participación del público y un ciclo de conferencias y proyecciones, con el título de Bajo la influencia, gracias a la colaboración entre el CCCB, la Cinémathèque française y la prestigiosa agencia Magnum. Hasta el 7 de septiembre.

(Publicado en ACTIVA)

Anuncios