Los diccionarios siguen siendo cosa de hombres

Decía un anuncio en España allá por la década de los sesenta que “Soberano -una marca de coñac muy famosa- era cosa de hombres” y parece que siguiendo al creativo de aquella publicidad, los diccionarios siguen siéndolo.
Quería por eso proponeros una “investigación” para que comparásemos la situación de las mujeres en documentos tan institucionales de nuestros países como son los diccionarios, a raíz de un artículo que ha salido publicado en el sitio web http://addendaetcorrigenda.blogia.com/2009/041201-el-dea-y-la-vision-del…. El texto analiza cómo todavía en la actualidad la presencia de la mujer siguen siendo residual como demuestra la autora al revisar este “Diccionario del español actual” en el que “[…]de esos casi mil autores representados, mil apariciones de personas reales como fuentes documentales, no llega a noventa el número de autoras citadas, no llegan a noventa las voces de mujeres escritoras que emergen en las 4638 páginas del diccionario, en definitiva […] Pues bien, de esos casi mil autores representados, mil apariciones de personas reales como fuentes documentales, no llega a noventa el número de autoras citadas, no llegan a noventa las voces de mujeres escritoras que emergen en las 4638 páginas del diccionario, en definitiva”.

Y si no os apetece la búsqueda, espero que al menos os haya interesado la aportación a la discusión sobre el mundo retratado en pleno siglo XXI con ojos exclusivamente masculinos, obviando los años de lucha por un enfoque de género en estudios tan transversales como éste.

Anuncios