Toc toc

Seis personajes que coinciden en una de esas salas de espera de una  psiquiátrica inusual. No es que el tratamiento que les aplica sea con las tradicionales descargas que aún recomendaba algún iluminado para curar la homosexualidad, sino por la ausencia del neurólogo. Un especialista que, por su brillantez y prestigio, sólo se deja caer por allí dos o tres veces al año y nunca repite paciente más de dos veces. ¡Con esas premisas, hay que aprovechar y pensarse muy bien lo que uno quiere que le curen! Seis personajes esperando al Godot de la neurología que nunca llega y en busca de ese autor que rubrique su salud mental, en proceso de definición como en la aventura pirandelliana. Ése es el punto de partida de la comedia que programa el madrileño teatro Príncipe-Gran Vía. Estos enfermos delirantes exponen sus problemas de forma cómica gracias a la maestría del dramaturgo francés Lauren Baffiet, que convierte a los compañeros de salita en improvisados terapeutas. En su desesperación cualquiera puede ser tan útil como el doctor Stern, atascado en un aeropuerto, para remediar las dolencias, reales o ficticias y desde luego, se puede imaginar lo alocado de los tratamientos. Esteve Ferrer, premiado el año pasado por su versión de “Muerte accidental de un anarquista” y que ya trajera el “¡Aquí no paga nadie!” de Fo,  sube a las tablas a intérpretes de la talla de Gracia Olayo –una de las Veneno-, Javivi –más desatado que en el “Marat-Sade” de Animalario- y actores más que eficaces como Nicolás Dueñas, Ana María Barbany, Daniel Muriel, Inge Martí o Sara Moros, en una versión a cargo de Julián Quintanilla, escenográfo, director y escritor que reside en Francia. No se asusten si en escena ven a un personaje calcular números sin parar, a otro que insulta sin atenerse a los tabúes sociales, a uno temeroso de contagiarse de cualquier enfermedad y al siguiente repetiendo lo que dice alguno de sus camaradas de salita de espera como si fuese su eco… ¡Nada que no haya visto entre sus compañeros de oficina habitualmente!

Podría ser onomatopeya de golpe sobre madera, pero “Toc toc” habla de trastornos, más concretamente de los padecidos por los obsesivos compulsivos. De ahí las siglas de esta obra de Lauren Baffie, estrenada hace ya cuatro años en París y a la que precede el éxito de público y crítica con el que estuvo tres años de gira por las principales ciudades francesas.

Seis personajes en torno a la mesa de una consulta psiquiátrica inusual con un neurólogo que sólo pasa visita dos o tres veces al año y nunca asesora dos veces al mismo enfermo. Seis personajes esperando al Godot especialista que nunca llega o en busca de ese autor de su salud mental en proceso de definirse como en la aventura pirandelliana. Ése es el punto de partida de la comedia que a partir del 3 de septiembre programa el madrileño teatro Príncipe-Gran Vía. “Toc toc”. Los problemas de estos enfermos delirantes están tratados por el dramaturgo francés Lauren Baffiet en tono de comedia, ya que al no contar en su desesperación con el auxilio médico del doctor Stern, atascado en un aeropuerto, los pacientes emprenden un camino de no retorno, contándose sus dolencias, reales o ficticias y aplicándoles los tratamientos más descabellados. El espectáculo que sube a las tablas el director Esteve Ferrer, premiado el año pasado por su versión de “Muerte accidental de un anarquista”, cuenta con intérpretes de la talla de Gracia Olayo –una de las hermanas Veneno-, Javivi –al que recientemente vimos en el “Marat-Sade” de Animalario- y actores más que eficaces como Nicolás Dueñas, Ana María Barbany, Daniel Muriel, Inge Martí o Sara Moros, en una versión del texto de Baffie, a cargo de Julián Quintanilla, escenográfo, director y escritor que reside en Francia. No se asusten si en escena ven a un personaje calcular números sin parar, a otro que insulta sin atenerse a los tabúes sociales, a uno temeroso de contagiarse de cualquier enfermedad y al siguiente repetiendo lo que dice alguno de sus camaradas de salita de espera como si fuese su eco… ¡Nada que no haya visto entre sus compañeros de oficina habitualmente!

Y por si quieres saber más sobre ese trastorno que fuera de los escenarios destroza la vida de quienes lo padecen puedes aprender más viendo este video.

(Publicado en Revista ACTIVA)