Frank Lloyd Wright, arquitecto democrático

Fue el culpable de que las plazas de aparcamiento ya no estuvieran sólo bajo techo y de que las cocinas americanas se pusieran de moda llenando de grasa nuestros salones. Y que cuando los diseñadores de interiores se obcecaban en saturar los espacios cotidianos con objetos más o menos funcionales, él  escogió estructuras que proporcionan estancias diáfanas, en las que la luz a través de grandes ventanales recupera la primacía que nunca debimos arrebatarle y que actualmente preservan arquitectos como el japonés Tadao Ando. Con el estadounidense la naturaleza se incorpora al habitáculo en edificios que combinan piedra, madera, hormigón y vidrio interaccionan sin agresividad componiendo lugares para el sosiego. ¡Vamos, lo que nos han vendido como calidad de vida, pero difiere de los chalets adosados en la sierra!

Ahora sonará extraño, pero en su época F.L. Wright fue considerado arquitecto de la democracia, puesto que sus casas Usonian estaban proyectadas para hacer asequibles las viviendas de los más afectados por la crisis del 29, la clase media. Sin reducir su inventiva a eso, hay que decir que Wright concibió la arquitectura como un lenguaje nuevo que a día de hoy nos suena manido, pero que se mantiene de plena actualidad con sus paisajes cuasi-futuristas sobre las colinas como la Fallingwater de Pensilvania donde se acomodan interior y exterior en una cálida y fluida armonía.  

Más de 200 dibujos originales, maquetas históricas y doce nuevas,  son algunos de los proyectos de Frank Lloyd Wright en una arquitectura transformada en extensión de la vida cotidiana 

Frank Lloyd Wright es una exposición sobre la relevancia del pensamiento espacial de Wright y el gran impacto que éste ha tenido en la organización de la vida moderna. Los más de ochenta proyectos presentes en la muestra abarcan desde encargos privados de casas hasta oficinas, edificios públicos, gubernamentales y religiosos, así como auditorios, teatros y estructuras urbanas nunca ejecutadas que pone de manifiesto una arquitectura que incita a la interacción social y a la integración con el mundo natural.

La muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 14 de febrero de 2010 en el Museo Guggenheim de Bilbao, ofrece a los aficionados al arquitecto norteamericano empaparse de su obra en la exposición retrospectiva más extensa de Europa que incluye 200 dibujos originales, doce nuevas maquetas y animaciones digitales para entender la creatividad del maestro en movimiento. Además de edificaciones emblemáticas conoceremos los bocetos de megaestructuras que quedaron en utopías nunca ejecutadas.

(Publicado en ACTIVA)

Anuncios