Escipión y Aníbal

 Giovanni Brizzi - Escipión y Aníbal. La guerra para salvar Roma

Laelaps y la zorra teumesia, convertidos en piedra para no huir a su destino como sobre piedra se escribe la historia de perseguidor y cazado, Escipión y Aníbal, victimarios de la guerra que se bate en la Península Ibérica y héroes al tiempo de este funesto paralelismo vital. Genialidad contra disciplina, fiereza junto a nobleza en una novela ensayística que nos permite escuchar a los dos personajes: el Bárcida reconociendo “no haber cedido jamás a la renuncia”, hombre de armas de ampliar miras miope respecto a la cortedad de sus débiles apoyos helénicos y Publio, de inferiror habilidad táctica, pero conocedor de que un mismo hilo unía a los dos contendientes, moribundos lejos de su patria.

La ductilidad de las tropas ebrias de éxito del comandante romano, “asceta de la política” como lo define el cartaginés, derrotará en Zama a un Aníbal empujado por la ananké, la necesidad de arrostrar la batalla antes que entregar Cartago. Ya en Tesino Escipión visualiza tempranamente que estas guerras púnicas son asunto tan sólo de los dos oponentes, con episodios como el expolio del santuario de Perséfone, protagonizado por Pleminio, la incertidumbre del Africano padre de un hijo que no le honra entre la soldadesca y al que libera magnánimo el rey seléucida, la “locura” del racionalista Aníbal, abandonado a su suerte por la ceguera de los monarcas helenos, incomprensiblemente fieles a la res publica, las conspiraciones en la península itálica contra el filohelenismo de los Escipiones y sus peligrosas prácticas sexuales dionisíacas o la soberbia respuesta del que morirá en Literno a las ingratas acusaciones de los mismos que salvara de una muerte segura a manos del general del ejército de elefantes de no haber mediado con sus legiones.

Escipión y Aníbal. Giovanni Brizzi. Ariel. Barcelona. 2009. 410 páginas.