Violencia y dolor, tenazmente nosotros

El lado más siniestro de la condición humana

La de Thomas Hirschhorn no es una exposición cómoda, porque con la obra de este artista suizo la “Casa encendida” de Madrid estalla por dentro en gritos de protesta. “The subjecters” nos enfrenta con nosotros mismos, muñecos pasivos de esa violencia que toleramos a nuestro alrededor con imágenes incómodas, ya que en ocasiones parecería esa brutalidad el principal fetiche de esta sociedad desalmada. Hasta el próximo 5 de enero de 2010. Tampoco es fácil pasear por entre las más de trescientas obras realizadas por enfermos mentales que componen la “Pinacoteca psiquiátrica de España 1917-1990”, una muestra que acoge hasta el próximo 24 de enero de 2010 la Sala Estudi General en la Nau de la Universidad de Valencia. Otra de las propuestas para esta semana requiere que vayan al Centro Torrente Ballester de Ferrol, donde Susana Cendán y Victoria Diehl presentan “Carmencita. 4 diciembre 1938” hasta finales de año, nacida a partir de la visita al cementerio de Ortigueira (A Coruña). Y la siguiente un guiño al arte de los tiempos modernos, la cartelería húngara que se mostrará en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo hasta el próximo 24 de enero. Y concluimos con una recomendación musical, “El rey Roger” de Karol Szymanowski. Tres actos sin interrupción en el Liceu de Barcelona para esta versión operística de “Las Bacantes” de Eurípides con libreto de Jarosław Iwaszkiewicz. 

Delante de esos escaparates de la “Casa encendida” el espectador sentirá la acuciante necesidad del dolor, una irremediable compulsión a hacer algo, por más que las representaciones de Hirschhorn no nos sean ni mucho menos desconocidas. El autor de “The subjecters” aprovecha el espacio para obligarnos a mirar con los ojos de Terencio al afirmar que “nada humano me es ajeno”. Desde esa conciencia ética que el creador recupera con su admirado Spinoza nos plantea el camino del filósofo racionalista (“No hay temor que esté desprovisto de alguna esperanza, y no hay esperanza que esté desprovista de algún temor”), mientras seguimos despreciando la belleza de la construcción de la naturaleza más perfecta, aniquilándola. En el archivo sonoro que acompaña podrán escuchar al autor y la entrevista completa en el sitio web de la sala de exposiciones madrileña, donde estará hasta el próximo 5 de enero de 2010. 
Y si la violencia es una creación humana atemporal el cartel se ha ido abriendo espacio con el paso de los años hasta constituirse en la expresión artística de lo que empezó siendo puro convencimiento comercial. El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo ofrece las composiciones de autores como Andor Bánhidi, Róbert Berény, Berény-Bortnyik, Zoltan Borbereki Kovács, Sándor Bortnyik, Jozsef Bottlik, László Brüner, István Irsai, Lajos Kassák, Lajos Csabai Ékes o Tihamer Csemiczky, entre otros, en “El cartel comercial moderno en Hungría (1924-1942)” hasta el próximo 24 de enero de 2010. A través de sesenta y siete carteles procedentes de la Colección de Carteles e Impresos Efímeros de la Biblioteca Nacional Széchényi-OSZK de Budapest nos acercamos al arte de la antigua capital imperial, en absoluto resignada a quedar desplazada durante la efervescencia del período de entreguerras.

El arte de los que sufren

¿Psicoterapia o arte? Los pintores expresionistas fueron los primeros que anhelaron conseguir la libertad de los enfermos mentales en sus piezas, para escapar en la medida de lo posible de la función de reproducción
social y liberar los instintos. Hasta la fecha la pintura realizada por las personas aquejadas de padecimientos psiquiátricos no era más que un entretenimiento que ahora cobra interés tras las aventuras del feísmo y otros experimentos vanguardistas contemporáneos. Piezas que sobrecogen por su inusual belleza dolorida, pertenecientes al Museo de Historia de la Medicina y la Ciencia de Valencia, al hospital psiquiátrico de Cabaleiro de Goas o la colección del dr. Sarró, entre otros, y en las que se perciben hilos narrativos como la pasión, la depresión, el afán por lo siniestro, las invenciones o esa sensación de sentirse vigilados que golpea a los pacientes de altas dosis de melancolía. Una exhibición pionera de la Universidad de Valencia hasta el próximo 24 de enero de 2010 en la Sala Estudi General de la Nau.
El mal azul también afecta a veces a los paseantes de cementerios, en cambio a Susana Cendán y Victoria Diehl, creadoras de “Carmencita. 4 diciembre 1938”, el paseo por el de Ortigueira resultó de lo más fructífero.
La idea creativa, surgida de esa fantasmagórica niña que da nombre a la exposición del Centro Torrente Ballester, en el Concello de Ferrol hasta el próximo 31 de diciembre. 
Nuestra última sugerencia les hará viajar al Liceu de Barcelona donde “Las Bacantes” de Eurípides cobran vida de la mano de la música del compositor polaco Karol Szymanowski y el libreto de Jarosław Iwaszkiewicz. Una ópera en tres actos que explora la multiculturalidad de árabes, griegos y bizantinos en la isla del Mediterráneo. “El rey Roger”, estrenada en la Varsovia de los años veinte, retoma la discusión nietzscheana entre los instintos luminosos y los más humanos en la Sicilia del siglo XII. Allí, el rey Roger, un Penteo moderno, es instigado por un pastor a abandonarse al hedonismo dionisíaco, resistiendo a la extática divinidad con buenas dosis de racionalidad, clasicismo apolíneo y moral cristiana. ¿Usted habría sucumbido como la reina Roxana o aguantaría como el rey Roger?

(Publicado en ACTIVA)

Anuncios