Hasta nunca, mi amor

LIBROS - HASTA NUNCA, MI AMORGiorgio Pellegrini es en el fondo un buen muchacho que, por error, acabó con la vida de un anciano vigilante en uno de esos atentados guiados por la juventud y el radicalismo y también por una equivocación, ejecuta a su compañero en la infernal guerrilla de Centroamérica. El ex-terrorista tiene claras las líneas maestras de una conducta que guía la supervivencia: nada de amigos, nada de cómplices, nada de amor, excepto esa fijación por las mujeres de pechos ajados, culos complacientes y corazones solitarios como Régine. Antes de volver a Italia para entregarse a la policía, no duda en saldar cuentas con sus antiguos camaradas exiliado en París que romperán la hucha por garantizar su silencio. El de Bérgamo aprende rápido y va haciendo negocios crecientemente prósperos: primero como gestor de las chapas de un travesti brasileño, luego como pastor de los clientes del Blue Sky en su camino hasta los privés, sirviéndose de alguna cordera eslovena en el entreacto, sin perder su condición de propiedad de la DIGOS milanesa, o más concretamente de Ferruccio Annedda, un pez gordo sin escrúpulos, en calidad de arrepentido confidente. Con éste se reparte la sangre de un golpe a un supermercado al que concurren lo mejor de la delincuencia: Ciccio Formaggio y Ausonio, el soplón, aspirantes a cadáver, Cerni y Tonci, dos brutales croatas y tres españoles, de los que la única que vale la pena es Francisca…, demasiado joven para el que porta la lupara y no olvida a Flora. El protagonista quiere poder chupar a gusto los bogavantes y Sante Brianese es su hombre: la rehabilitación está a la vuelta de la esquina siempre que sepa administrar sus usuras, soportar a Roberta y echar horas en La Nena.

Hasta nunca, mi amor. Massimo Carlotto. Planeta. Barcelona, 2008. 172 páginas.

Anuncios