Sólo podía ser de Augusto Monterroso