Reservado para artistas

Cómo darse cuenta de las reapropiaciones que hacemos de la violencia

Paseo por la creación de la Union Jack y sus colonias africanas…, o eso pensará alguno. ¡Nada de eso! Si ante la reiteración del símbolo británico por antonomasia, la bandera, algún despistado piensa que se va a encontrar con una exposición sobre las grandezas del Imperio que no pierda el tiempo. Jack Freak es cualquier cosa menos una loa a Gran Bretaña y sí una crítica mordaz de dos de sus hijos, Gilbert y George que exponen hasta el 9 de mayo sus obras en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga. El marco ideológico de la violencia y su investigación desde lo audiovisual son algunas de las preocupaciones del artista argentino Iván Marino en las creaciones que podrán visitar en el MEIAC de Badajoz hasta el próximo 20 de marzo. En cambio para los doce creadores que integran la muestra “Cosas que sólo un artista puede hacer” la reflexión va de la mano del humor con piezas chocantes como esos peces de colores dispuestos a viajar en avión o el inusual balcón que propone Julien Berthier. Todo ello hasta el 2 de mayo en el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo. Y para concluir, otra obra colectiva pero con acento africano en el Centro de Arte Atlántico Moderno de Gran Canaria que hasta el 28 de marzo exhibe los trabajos de Meschac Gaba en ese Museo de Arte Contemporáneo Africano, fruto de los desvelos del artista autodidacta Zossou Gratien.

Por su indumentaria Gilbert y George podrían pasar por dos señores mayores de los que a las cinco de la tarde ingieren té con puntualidad británica. Todo lo contrario de lo que podrán descubrir en su visita al Centro de Arte Contemporáneo de Málaga, donde hasta el próximo 9 de mayo se albergan esas alocadas creaciones que hacen poner una sonrisa al espectador. La monarquía, el té, el mapa de Londres, la religión, la
sexualidad o el sensacionalismo de la prensa están en esta muestra desacralizadora, su primera gran exposición en diez años en España, porque nada escapa al cinismo de estos creadores catalogados de artistas pop por el contundente cromatismo de sus propuestas.
  
 
 

¡Ríase de las ocurrencias de los creadores más actuales en la
propuesta colectiva del Museo de Arte Contemporáneo de Vigo!

 Otro autor al que no le es ajena la mirada crítica es Iván Marino que exhibe en el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC) “Los desastres”. Una videocreación donde el autor argentino manipula incluso los grabados de Goya en estas “Reapropiaciones” para jugar con el concepto de una perpetua variación cercana a la creación cinematográfica. Del pintor aragonés toma Marino esa idea de aislar un acontecimiento para otorgarle un mayor peso específico, quizá el que le correspondería realmente si no estuviera inmerso en esa escenografía de horror. Seis instalaciones audiovisuales y una selección de sus trabajos videográficos de sus últimos quince años, cuestionan nuestro posicionamiento como espectadores antes la violencia desde una poética controlada por ordenador, a veces intuida como parte de lo irremediable. Hasta el próximo 20 de marzo.
Uno de los imponderables durante tiempos pretéritos era la posición de dominio y privilegio de la clase noble, ahora recluida ya en sus cuarteles de invierno sociales. De su heroico pasado quedan vestigios como estas “Encuadernaciones Artísticas” que el Archivo de la Nobleza de Toledo expondrá hasta el próximo 21 de junio. Una prueba de que la belleza antiguamente estaba reservada para unos pocos con documentos
anteriormente custodiados por el patrimonio privado que van desde finales de la Edad Media hasta inicios del siglo XX y que se ofrecen al público en esta exposición organizada por el Ministerio de Cultura.
Y si de estas exquisiteces sólo podían disfrutar las casas nobiliarias, hay otros menesteres para los que solamente los creadores tienen patente de corso. Eso es precisamente lo que recopila esta muestra colectiva en el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo (MARCO), en “Cosas que sólo un artista puede hacer”. El proyecto de 12 autores es una carcajada sobre la consideración del arte contemporáneo, entresacando lo que de absurdo y de exagerado puede tener la acción creativa actual. Porque ¿es o no performativo o humorístico el viaje en piragua de Piero Golia, o la acción sin espectadores de Yamashita y Kobayashi o el video que recoge 18 días de trayecto a bordo de una furgoneta? Desde luego no cabe duda que la soledad de Gianni Motti en el túnel del acelerador de partículas LHC del CERN en Ginebra resulta sobrecogedora y que arte ha de ser la actitud de Tere Recarens, convencida de barrer las nubes sobre el cielo de Berlín que dijera Wenders, por su inutilidad y belleza.
Cerramos en el Centro de Arte Atlántico Moderno con dos exposiciones, la del creador beninés Meschac Gaba y su Museo de Arte Contemporáneo Africano, que distanciándose de la perspectiva antropológica nos traen hasta el próximo 28 de marzo las piezas de un proyecto multicultural auspiciado por Zossou Gratien.
 

(Publicado en ACTIVA)

Anuncios