Querida

Querida 

¿Qué le pediría, si tuviera ocasión, a algunos de los mejores escritores que conoce? Pues depende, si usted es de esos seguidores literarios, quizá le apeteciera infiltrarse en las pequeñeces de sus vidas diarias. Y para saber de un hombre, ¿qué mejor que asomarse a las confidencias que le hace a una mujer? Eso exactamente es lo que ofrece este epistolario discontinuo de Pepe Verdes, que nos deja con la miel en los labios al permitirnos observar esa intimidad de Eduardo Arroyo, Bernardo Atxaga, José Luis Borau, Sergio Cabrera, Francisco Calvo Serraller, Medardo Fraile, Carlos Franz, Luis Goytisolo, Pedro Guerra, Gustavo Martín Garzo, Antonio Martínez, Eduardo Mendicutti, Benjamín Prado, Javier Reverte, Santiago Roncagliolo, Daniel Samper, Juan Gabriel Vásquez, Vicente Verdú y Ángel González con otras tantas féminas a las que nos quedamos sin poner rostro. ¿O acaso se imaginaba a Martín Garzo con las piernecillas desnudas confesándose como un adolescente imberbe a la inspiradora de todas sus novelas? ¿O el salaz relato sobre ese nuevo clásico del porno, “Lo que el viento me metió”, con que Roncagliolo disfruta libre de la tiranía de Esmeralda? ¿O esa reivindicación del matrimonio homosexual que Mendicutti le hace a Almudena Grandes con la que no sabemos si efectivamente atolondró al viajero de clase preferente contándose heroicidades eróticas mutuamente? Cada cuenta del collar que es este libro engarza un reproche, el de Borau a la dueña de “El bandido doblemente armado” o una visión como la de Calvo Serraller haciendo partícipe al lector de esa frágil conexión entre destinatario y remitente que las nuevas tecnologías vuelven fría.

Querida. Cartas de hombres a mujeres. Varios. Península. Barcelona. 2009. 191 páginas.

Anuncios