Los desechos creativos de la sociedad de consumo

Reflexione con los Gluts de Robert Rauschenberg

La recesión económica provocada por los excedentes (gluts) de la industria petrolífera dejó la Texas natal de nuestro autor sembrada de señales de tráfico, parrillas de radiador, barriles oxidados, persianas metálicas, tubos de escape y automóviles transformados en chatarra que Robert Rauschenberg recuperó amorosamente en lo que luego fueron Gluts, una serie de esculturas exentas y murales con materiales que habitualmente habrían pasado a engrosar las existencias del vertedero. Detrás de la elección, amén de criterios formales, estaba ya presente una conciencia crítica que, en la presentación pública de la serie en la Leo Castelli Gallery de Nueva York en 1986, le hizo asegurar: “Es tiempo de excesos. La codicia es desenfrenada. Tan sólo la expongo, tratando de que la gente abra los ojos… Simplemente quiero que se enfrenten a sus ruinas. Les estoy ofreciendo souvenirs sin nostalgia. Su verdadera misión es ofrecer a la gente la oportunidad de observar las cosas y descubrir sus múltiples posibilidades”.

La devoción por lo que descarta la sociedad de consumo de Robert Rauschenberg, un creador resistente, por otra parte a las clasificaciones en movimientos artísticos, le condujo a recopilar en un desguace cercano a su hogar, a las afueras de Fort Myers, restos semejantes a los que viera en la desértica Texas, llenando su estudio de Captiva de artefactos que recuerdan a su serie Combines de 1950.  El juego lleva a Rauschenberg a ensamblar piezas metálicas y a serigrafiar su imagen  sobre aluminio, acero inoxidable, bronce, latón o cobre, en un intento de “capturar las posibilidades reflectivas, texturales, escultóricas y temáticas del material”. 

“Es tiempo de excesos. La codicia es desenfrenada. Tan sólo la expongo, tratando de que la gente abra los ojos”

Así, lo que para usted y para mí pudieran ser tan sólo chatarra, en manos de este creador del Expresionismo abstracto se transforman en las palabras del vocabulario estético de Rauschenberg que los visitantes contemplarán en esta muestra que permanecerá abierta hasta el próximo 12 de septiembre en el Museo Guggenheim de Bilbao. La exposición, comisariada por Susan Davidson y David White, conservador del Estate of Robert Rauschenberg, se presenta en Bilbao ampliada con una veintena de obras más, gracias a los grandes espacios del centro expositivo bilbaíno.

(Publicado en ACTIVA)

Anuncios