Líbranos del bien

Los masegni de la sociedad están levantados y hace falta alguien para enlosar la virtud de este colectivo enfermo que es Venecia. Un personaje decidido a ello será quien ponga firmes a sus clientes… A Brunetti le toca una vez más hacer de tripas corazón e interrogar a un padre que no lo es, Pedrolli, a un padre capaz de cualquier cosa por su hija, Marcolini, a una madre que no merece serlo, Bianca -¡recuerden que el nombre elegido para algunos personajes puede servirles para rastrear las intenciones del autor en esta novela negra!- o toparse con un farmacéutico, Franchi, demasiado escrupuloso. En sus indagaciones le ayudan el metódico Bocchese, la siempre eficaz e histriónica Elettra, su confidente y compañero Vianello, pero sobre todo la hija del conte, su esposa Paola con la que degusta esos vinos regalo de un suegro obsequioso y ¿bien? relacionado y que le pone sobre la pista de lo que ya sentenciara Lucas –es extraño escoger a este Evangelista en la ciudad que domina San Marcos-. Con el comisario nos paramos frente a esos escaparates repletos de mujeres permanentemente insatisfechas sexualmente, sentimos la tierra bajo sus pies apesadumbrados y notamos el acqua alta que anuncia la resolución del caso. Hasta llegar a ella habremos visto los manejos en la questura, los oficios periodísticos de Pelusso y el tufo que expele la política italiana, especialmente de esos partidos aficionados a la mitología fabulosa a la hora de escoger sus emblemas y la miseria como motor perpetuo de los desastres a los que tiene que hacer frente este Brunini, obligado a psicoanalizarse ante una investigación que le llega más dentro de lo que esperaba. Y como la humedad que inunda la ciudad o la brutalidad que se intuye en la actuación de los carabinieri, las observaciones de la autora en torno al derecho a decidir de la mujer sobre su cuerpo, sus críticas a ese turismo que asfixia la belleza y esquilma los vestigios de civismo, incapaz de apreciar un plato de tramezzini.

Líbranos del bien. Donna Leon. Seix Barral. Barcelona, 2007. 312 páginas.

Anuncios