Las olvidadas. Una historia de mujeres creadoras

casa Hildegarda, la metafórica mujer-medicina y su falta de complacencia con el poder, introductora de la cantrix en los oficios litúrgicos, la albaceteña Oliva Sabuco, la pintrix Ende del Beato de Liébana. Mujeres que pese a las prohibiciones y exordios descubren “temperamentos a los que resulta imposible una vida sin sexo”. Cristina de Pisán, la veneciana en la corte de Carlos el Prudente que en lo privado prefiere el sentimentalismo familiar de la lactancia materna y en lo profesional persigue ese espacio propio del que hablara la Woolf con esa “querella de las damas” que perdurará a través de los siglos. De todas ellas habla Ángeles Caso, denunciante de la pervivencia de esa misoginia que burla a la mujer al modo de Vittoria Colonna de la que se dirá que su dolor poético es llanto por el rabo muerto del marido y que no se extraña por ello de que  muchas nacieran libres y luchen por estar cautivas en palabras de Laura Cereta, ante la asfixiante presión social. Las habrá como Tullia  que se librará del velo amarillo que identificaba a la prostitución –la ejercida fuera de los márgenes del decoro- por su condición de poeta o intrigantes como Leonor López, de versos bravíos como la hispanoárabe Wallada. Las habrá integradas en la vida de palacio en los años de Isabel de Valois como Sofonisba Anguissola, pero imposibilitadas para reclamar un salario justo por su trabajo pictórico y habrá la que niegue su cuerpo como Luisa de Carvajal. Son “mujeres poderosas por si sensualidad, su libertad y talento”, olvidadas en las páginas de un mundo escrito por hombres en el que el teatro conventual de sor Manuela de San Félix  queda como una rareza de cenobio y los 22 años de cartas de María Jesús de Ágreda a Felipe IV son un epistolario perdido, más que un testimonio de su valía. Muchas hubieron de optar por la religión como excusa para alcanzar la sabiduría, pero no fue siempre necesario para que anduvieran collierguidas y nos dejaran sus crónicas, de sociedad como las de Ana Caro o sus piezas escultóricas con las hechuras de tierra.

Alicia González

Las olvidadas. Una historia de mujeres creadoras

Ángeles Caso

Planeta. Barcelona. 2005

310 páginas   

 

Anuncios