El Paraíso en la otra esquina

LIBROS - EL PARAISO EN LA OTRA ESQUINAUn mundo mejor deseado y otro táctil y sensorial, el uno el de la abuela, el otro el del nieto al que no conoció, uno con olor urbanita, el otro con constantes reminiscencias naturales, permanentemente sexuado el uno, con asepsia de lavandera casi la otra. El Koke de Hiva Oa y la Casa del Placer, Gauguin para los más, con sabor a ajenjo dulce, un artista que apura hasta el último estertor la vida. Flora Tristán, una voz, sobre todo, la de la Unión Obrera, nómada utópica en pro del quiliasma del aquí y ahora, chocando con obreros que han asumido los prejuicios de clase de los burgueses. Ambos unidos por un destino viajero, una para recuperar la fortuna perdida, la de Don Pío y una familia de Arequipa con aires coloniales, el otro para huir de la estabilidad y abandonarse en el desasosiego de la lujuria y la plasticidad de los senos broncíneos de vírgenes niñas. La Andaluza para liberar a las mujeres de su esclavitud fértil de matrimonios consensuados en un ambiente de hediondez fabril, redentora de la humanidad y el otro para engendrar pulsiones instintivas, que ponen grilletes al exotismo de Annah o Teha’amana. La puritana Florita armada de palabras, temerosa de sus sentimientos por la mundana Olympia y espantada en los finishes del West End, mientras el popa’a, lejos de Arlés y el holandés loco, se deja llevar  por sus soles negros, caballos azules, cegado por los diosecillos de las Marquesas hasta que sucumbe a la enfermedad y al sonambulismo del láudano.

El Paraíso en la otra esquina.Mario Vargas Llosa. Santillana. Madrid, 2004. 569 páginas.

Anuncios