Tratado de pintura

LIBROS - TRATADO DE LA PINTURADemostraciones de la luz que arroja un cuerpo asediado por dos luces, asertos sobre la escultura como arte de despojar al bloque de lo superfluo, frente a la pintura como sumatorio sobre el lienzo en blanco. Recetas casi de cocina para devolver los colores o preparar tablas donde las técnicas tradicionales se abren al experimentalismo en busca de nuevos pigmentos y barnices. Leonardo parece tener consejos para hacer de la pintura casi una artesanía en la que siguiendo sus pautadas explicaciones el aprendiz podrá representar desde un orador triunfante hasta el fragor de la batalla, culminando con un paisaje apocalíptico. Nos explica la sutil cadencia de la musculatura, la mutabilidad de las formas, los rasgos crispados que perfilan la furia, las nociones de perspectiva que hacen oscuros e irreconocibles los objetos, incluso la posición que debe adoptar el observador para percibir las sombras y planos. Pareciera que hubiera recopilado un saber heredado a la hora de historia, aunque el autor desmenuza cada recomendación como algo interiorizado y comprobado en su laboratorio pictórico. Sin olvidar el sexto sentido de la atenta escucha al que critica, la activación de la memoria como fiel muleta y el uso de espejos y cualquier artilugio que ayude a que el calco del natural sea más certero. El tratamiento de los pliegues, del aire, de la configuración anatómica, los cruces y evoluciones de las imágenes en el espacio dan corporeidad a la obra, pensada siempre para aventajar al maestro, para dar un paso más en ese conocimiento universal que quiere descifrar con la piedra roseta de sus dibujos que trasladan la tosquedad incluso del pintor a sus criaturas.

Tratado de pintura. Leonardo da Vinci. Ediciones Akal. Madrid, 2004. 508 páginas.