El Satiricón

“Y no se te ocurra menospreciar a los libertos compañeros suyos. Tienen las espaldas bien guardadas. ¿Ves al último del último banco? Hoy tiene sus ochocientos mil sestercios. Partió de la nada. Hace poco acarreaba al hombro fajos de leña… Aún le duele la bofetada de la liberación y ya sueña con la buena vida”.

(Extracto de “El Satiricón” de Petronio)