La hora de las sombras

LIBROS - LA HORA DE LAS SOMBRAS Las grietas de la apacible sociedad de Öland son tan profundas como el relieve kárstico de la pequeña isla sueca. En la niebla de esa indefinición un fuera de la ley, Nils Kant, atemoriza a sus convecinos, transformado casi en una conseja de viejas a la luz de las hogueras. Su nombre es anatema y sus dominios el lapiaz y la playa y nadie ha de atreverse a traspasarlos; a su escopeta y su frialdad les da lo mismo apuntar a conejos que a alemanes huidos de un Tercer Reich agonizante con un peligroso botín. El otoño de la ciudad de vacaciones ofrece al lector el espectáculo de las pocas soledades que quedan en Stenvik entre las que se habrán de mover Gerlof, un jubilado capitán de barco, y su hija Julia, la madre alcoholizada de un chiquillo al que se tragó el miedo al mar a comienzos de los setenta. El autor de “La hora de las sombras” fragmenta acertadamente la acción de esta novela policíaca para mantener nuestra atención en suspenso siguiendo a los habitantes del lugar, estáticas figuras, casi brotadas de la cantera del pobre Ernst, arrancadas de su silencio por esa sandalia del pequeño Jens. En un ambiente brumoso de casas destartaladas donde la luz continúa luciendo –a pesar de que su propietaria, la huraña madre de Nils, ya no es más que un nombre en el listado de difuntos-, un sobre con un sello de gaviotas, un féretro demasiado pesado y los dedos de una mano en una foto conducen a los Davidsson a reconstruir la siniestra historia de Kant, sacando de su mutismo todos esos dolorosos recuerdos que salpican a todos y cada uno de los ölandeses, incluido el atractivo Lennart.  

La hora de las sombras. Johan Theorin. Mondadori. 496 páginas.

Anuncios