Porque la sensibilidad, como me enseñó mi padre, no requiere de estudios

Anuncios