Bestias

LIBROS - BESTIAS Cabezas de bebés separadas del tronco, brotando de vientres de madera, mujeres esculpidas a golpe de cincel, con el mismo sabor que las figuras de la Melanesia. Así es el cementerio de figuras que decora el taller de la esposa de André de la que Gillian está perdidamente enamorada. ¿Qué dirían la madre de la universitaria del Catamount College si supieran que su hija anda recogiendo los excrementos de un loro carnívoro y ocupada en proporcionar placer a los insaciables deseos de la siniestra pareja? Papá y mamá se han divorciado y la veinteañera descubre en la casa del profesor de poesía, más la fusta del tutor que son reconvenciones y arrullos.

No importa, Dominique, Marisa, Sybil, todas darían lo que fuese por seguir perteneciendo a la corte de la depravación de Harrow y su voluptuosa mujer, Dorcas. Los poemas de Lawrence son la herida por la que se adentra el veneno de la concupiscencia en las muchachas hasta que al seductor maestro no le baste con cautivarlas con sus elocuciones y pida de ellas más, un trabajo de carnal exhibicionismo delante de sus compañeras, obligándolas a desnudar lo más procaz de sus existencias en el aula en una competición pseudoliteraria, pero desde luego donde la presa a cobrar es el cazador. El tótem y el tabú freudianos cobran vida y juegan a un macabro intercambio de roles en las monstruosas apariciones de esa apacible casita de la austera Nueva Inglaterra, de cuyas fauces se encarga la inquietante escultora. Un relato obsesivo donde las alarmas de incendios no terminan de controlar el fuego que encierran los dormitorios de las adolescentes.

Bestias. Joyce Carol Oates. Papel de liar. 160 páginas.