La línea continua de la rutina