Lo que sé de los hombrecillos

LIBROS - LO QUE SE DE LOS HOMBRECILLOS La teogonía económica de Juan José Millás lo es ab ovo y sus hombrecillos son fragmentos de nosotros puestos en pie. En la última novela del comentarista radiofónico, Millás pierde la contención consigo mismo y se flagela con un diminuto Juanjo, causante de su frenillo y origen de una bifurcación vital en la que llevar a cabo todos esos sueños imposibles. A su particular miniatura le destina un cajón de la mesilla de noche a la que provee de una lengua de corbata para que por ella se deslice, sin darse cuenta que le está poniendo facilidades a su otro yo, al libertino. El personaje del escritor obtiene una placentera vivencia en la sociedad ucrónica de mujeres, o mejor dicho, mujer, dispensadora de reconfortantes dones para hombres interconectados por un mismo y masivo deseo. La vinculación con ese ser pequeño que es él mismo le confiere la posibilidad de sumarse a ese concierto de néctares a través de la boca de otro, aunque el precio de esa satisfacción tan nítidamente vicaria sea el de perderse en sus inconstantes “vicios”. 

La vecinita de enfrente ya no es la muchacha de las bragas humedecidas que llama al timbre a pedir un condimento para la cocina, sino la cómplice de una recuperada afición al tabaco, porque lo que uno abandona, es lo que a otro completa. La vía férrea en la que se descarrila este Juanjo sólo detectado en su locura por esa niña pequeña, incluye encuentros lascivos en hoteles de mala muerte con chicas que pierden en la distancia corta y una peligrosa cercanía a la extremosidad, mucho más real a veces que la mortecina cotidianeidad. 

Lo que sé de los hombrecillos. Juan José Millás. Seix Barral, Barcelona, 2010. 264 páginas.

Anuncios