Para todos los que prefieren lo raro a lo normal

Me he reencontrado por una casualidad mental con esta canción y años más tarde sigo pensando que la discrepancia es un derecho que nadie debiera coartarle al otro y mucho menos provisto de la normalidad como escudo. Los que vamos a pecho descubierto sabemos que los gustos inauditos a veces nos hacen sangrar,  pero demuestran que estamos vivos.

Anuncios