Entrevista a Salvador Gutiérrez, coordinador de la nueva ortografía española

“A veces hay quien prefiere que le corten un dedo a que le toquen una tilde”

Al poco de llegar a la RAE se hizo cargo de una tarea que le ha ocupado dos años y medio de su vida y en la que ha aprendido a dirigir la orquesta de las 22 academias de hispanohablantes. Una ortografía que nos arranca no sólo el guión, sino aquel truhán que huyó a Qatar. El trabajo no concluye para este asturiano ocupante del sillón S que ahora prepara la ortografía para pronto y la gramática básica.

 Alicia González

¿Cuáles son las cifras que resumen esta ortografía?

En grandes números tiene unas 800 páginas, frente a la ortografía de 1999 con unas 160 páginas, de las que 90 eran de teoría, incluidas unas orientaciones para aprender y salvar las dificultades ortográficas, pero que no sobrepasaba el nivel de una cartilla de normas, es decir, la tradición académica solía publicar una ortografía bastante escueta, sin más. Aquella era un prontuario normativo, mientras que ésta pretende ser razonada, sentar las bases de una ortografía científica.

¿Qué hay de Salvador Gutiérrez en esta obra?

El trabajo de coordinación de un gran equipo de profesionales del Departamento de Español al Día, cuya jefa es Elena Hernández, la redactora-jefe. Había un material precioso cuando nos pusimos a redactar, fruto de las consultas que se van acumulando día tras día. Lo que hemos hecho es darle una forma científica, donde mi aportación ha sido ayudar en buscar una encardinación teórica sólida y guiar a este excelente equipo.

Con lo que es el resultado de las dudas más habituales de los hispanohablantes…

En ese sentido todos hemos tenido responsabilidad en la creación de esta ortografía porque, a través de esas preguntas se han creado reflexiones y un corpus de respuestas que aquí han ido tomando forma como capítulos de esta ortografía.

¿Lo más complicado ha sido poner de acuerdo a esas 22 academias?

Aunque el proceso final de escritura duró dos años y medio, la cocción comienza ya en 1999 con la anterior ortografía. Entonces hubo voces que reclamaron una más razonada y el proceso de maduración terminó en un documento sobre sus líneas básicas, donde todas las academias dijeron lo que se quería. Comenzamos a trabajar en el verano de 2008 y hubo muchas reuniones, muchos borradores que se rompen, pero de esta dialéctica salió esta ortografía y en este sentido es verdaderamente panhispánica.

¿La unanimidad finalmente fue por cansancio?

Cuando se envían unos capítulos lo que está aceptado lo está, lo que está discutido se plantea y se exponen las razones, pero al final por convencimiento, se llegó al acuerdo.

Un capítulo se quedó en el camino…

Dos, que versaban sobre ortotipografía, pero no estaban maduros y hemos preferido  meditarlos más, aunque saldrán de forma exenta o como capítulos en otras ediciones.

La nueva ortografía ha provocado muchísimas reacciones…

Bienvenidas sean las observaciones, porque nos van a ayudar a mejorarla. Siempre que se toca la ortografía representa una reacción contra una inercia enorme que hemos adquirido de niños y tenemos automatizada. Hay quien prefiere que le corten un dedo a que le toquen una tilde y aun cuando comprenda las razones, se justifica aludiendo a razones sentimentales. Si tratamos de hacer una ortografía coherente hay cuestiones que debemos abordar de las que dentro de diez años nadie se acordará, es más lo agradecerá. Por otra parte, esta ortografía se lee bien y combina lo puramente normativo técnico con una parte enciclopédica y otra histórica y está redactada de una manera dulce, incluso en cuestiones técnicas, para que no haya rechazo por parte de los ciudadanos.

El hecho de que académicos como Marías o Pérez-Reverte se hayan declarado…

¿Insumisos? (apunta).

Y que haya sido tan comentada y comprada entre profanos es un buen síntoma..

La gramática es una obra impresionante y la ortografía no quiere quedarse atrás; queríamos hacer una obra digna de la institución, de las academias americanas y de la lengua española. No hay ortografías al uso de otras lenguas tan matizadas, es una verdadera innovación, un esfuerzo de calidad para devolver a la sociedad lo que nos da en apoyo para el estudio y la supervivencia. Todo lo que se ha hecho está muy pensado y consensuado, por lo que pediría un pequeño esfuerzo para que intentaran entenderla.

Si no hay reformas, ¿por qué no han colgado el prontuario en su sitio web?

Si por quitar cuatro tildes hemos tenido la reacción que hemos tenido, ¡piense en una reforma en profundidad! Es cierto que no hay grandes modificaciones y las que hay se podían haber publicado en la red, pero una ortografía científica significa que es exhaustiva. La ortografía del 99 daba unas normas que en la práctica generaban tantas dudas que se traducían en preguntas constantes al Departamento de Español al Día.

La eliminación de la b alta y v baja, ¿suscitó discusión?

El castellano de España no tenía ningún problema, pero en otros países se dice b grande, b baja, b chica, b larga, b corta, b de burro, v de vaca y hubo una petición para que tratásemos de buscar una denominación única y breve. Única, porque muchas editoriales que editan libros de texto tienen que cambiarlos para adecuarse a estas denominaciones en cada país. Por otra parte, había que quitarle los apellidos y eliminar la ambigüedad en las siglas, por ejemplo. En el caso de la “ye” luchábamos también con una tradición americana, porque allí desde Andrés Bello se utiliza para la “y griega”, pero no es algo nuevo, pues desde 1869 hasta 1999 la RAE da preferencia a esta denominación. No se prohíbe decir “y griega”, es una propuesta de futuro simplemente.

Algún malintencionado asegura que como es asturiano había sido influencia suya…

Se podría decir en la enumeración de las letras “equis ye ceta”, es decir, “la equis es ceta” (bromea), pero no fue propuesta mía, y si tuviera que contar interioridades diría que la comisión de España proponía “y griega”, pero no fue secundada, porque es de una lógica aplastante, pues si es nombre de consonante tiene que ser “ye”.

Ha mencionado que el español es un activo económico importante, por lo que esa uniformidad fortalece la lengua en toda la comunidad hispana…

Podemos estar de acuerdo o no con algunas propuestas, pero por encima de todo está la unidad, de la que deriva una mayor facilidad para adquirir la lengua, para el español de los negocios, para la economía… El código ortográfico es el único donde se manifiesta de manera plástica la unidad de la lengua, es decir, los hablantes de México, los de Uruguay, Argentina… escribimos con las mismas normas.

¿Las redes sociales, los sms o las traducciones simultáneas afectarán al español?

Es posible que algunas cuestiones ortográficas puedan plantearse en el futuro, pero en este momento hemos hecho la ortografía de la escritura llana, con independencia del lenguaje de los sms. No soy apocalíptico y creo que esto pasará; puede dejar alguna huella, y tampoco pasa nada, porque las lenguas son organismos vivos.

Expertos como Martínez Sousa rechazan la letra volada o la incongruencia de ese espacio fino en las abreviaturas complejas que dice, nadie aplicará…

Ante una decisión se adopta la más lógica. Si algún crítico lo hace de otra manera, es normal que lo critique, pero eso no implica contradicción, sino una perspectiva distinta.

Para los que no han leído la ortografía, ¿en qué les afecta en su uso cotidiano?

Yo les animaría a que la lean, pues por razones económicas también viene bien a la Academia y porque se encontrarán con una ortografía que les iba a sorprender mucho. Nos han llegado a decir, ‘nunca pensaba que la ortografía me iba a apasionar’. En ella va a ver las razones de esa ortografía que aprendió, a veces con sangre, cuando era niño, la comprenderá y va a encontrar muchos casos, minucias, que desconocía, una ilación de argumentos, y va a encontrar allí solución, porque es un libro de lectura y consulta.

Martín Gaite dice que la lengua es un  juguete que nunca se estropea aunque hay de tanto usarlo con estas ortografías se les podrían romper el amor con los hablantes…

No, una lengua se la ama más cuando se la comprende y se ve la belleza de la creación de Juan Ramón o Ángel González. No es un juguete que se estropee por conocerlo.

¿España es la que manda entre las academias por tener recursos económicos?

Tiene un papel protagonista que le ceden las otras academias. Evidentemente aquí se han buscado los fondos y se sigue un camino posibilista; aquí se podía hacer.

Para que la gente lo entienda, ¿cómo se razona una ortografía?

En primer lugar se razona cómo se imbrica dentro del gran invento de la escritura, cómo transcribe las unidades fonológicas, cómo van naciendo los sistemas, porque no siempre fue igual y explicar todo esto es enormemente satisfactorio, porque es ir descubriendo el intríngulis del porqué, las reglas y todas esas vigas que sostienen el edificio.

Anuncios