A la salvación por el consumo…