Cada vez hay más T invertida y menos Y griega (no me acostumbro a la “ye”)