Por mucho que te enmascares…