Siempre es duro darse de bruces con la realidad