América

LIBROS - AMERICA Ni siquiera un comunista en ejercicio como Maiakovski queda inmune a la grandiosidad de Nueva York, o eso creen muchos de los que interpretan este retrato de América como un canto a la capital del Imperio. La aproximación del escritor es paulatina, en uno de esos viajes lentos del siglo pasado que permiten al ruso sentirse rodeado de esa muchedumbre de falsos integrados, los emigrantes que dan color al paisaje. La América del poeta es una masa informe, expansionista, más viniendo de México, vía una paradisíaca Cuba, comprada por el dinero estadounidense y toda su corrupción, como lo hace él en uno de esos cruceros estratificados en función de la pobreza del pasaje.

Parte de la necesidad del viaje como vivencia inmediata, aporte vital para una escritura nacida de la verdad y por eso aquí observamos al escritor de ojos abiertos frente a la cultura de la violencia en México. Es el activista en sentido puro que en su relato se posiciona contra la tauromaquia y propone encuentros menos desiguales con toros provistos de ametralladoras a la vez que se sorprende de ese reinado de la muerte en el tráfico de la Ciudad de México.

Maiakovski odia los domingos neoyorquinos y ese ejércitos de comerciantes que son los americanos, serviles a los designios de un sistema con un puño de hierro en una mano y una shoe box bajo el brazo. No por casualidad su paseo se remata y no metafóricamente con una visita al matadero de Chicago y a la eficiencia de las instalaciones de Ford, filósofo del stajanovismo sin saberlo ante el que el escritor ruso no puede por menos que concluir reflexionando sobre la impotencia de esa productividad disfrazada de sueño.

América. Vladimir Maiakovski.Gallo nero, Madrid, 2011.140 páginas.

 

Anuncios