Alegorías capilares

AlegoriasUna asepsia cuasi quirúrgica en piezas picnolépticas de sufrientes ausencias es una de las primeras decantaciones de un libro que reflexiona sobre cómo el cabello se transfigura en estímulo plástico, rematerializado para definir el aquí y ahora. Obra de arte que es identidad personal y transpersonal y apela a una contemplación visual y alegórica en asuntos que van desde esos mapas fractales a los niños siniestramente detenidos en el limbo de la violenta adultez mediante la sutil presencia de esos cabellos rojizos sintéticos. Composiciones arriesgadas como Memoria III donde el autor consigna cráneo, firma y huella congelan una saga ritual y cadavérica, pateando los tótem familiares, ese sentido de lo Real que perturba y aplasta al espectador. No hay lugar para la impavidez: la frágil sensualidad del pelo se enreda con la abyecta pulsión de un erotismo demandante de respuestas en Gabriel de la Mora y arroja al vértigo de las propias represiones desde una poética que explicita su melancólico luto en una procesual recogida de muestras transgresora y a la vez sublimante del sádico goce contenido en cada creación.

Alegorías capilares. Sergio Rodríguez Blanco. Trilce. México D.F., 2011. 160 páginas.

Anuncios