Escaparates

¿Quién necesita un Dios que te sigue con la mirada?