Creencias portátiles para sociedades con prejuicios

“Velos convertibles: Negociando las identidades musulmanes en Occidente” una exposición de Azra Akšamija en el MIT

ArteEastOnline

Más allá de la amenaza que supone para algunos la construcción de una nueva mezquita en los países occidentales -no tan feroz como la edificación de macrocomplejos destinados al fomento del juego o al consumo masivos-, sobre todo en momentos de ascenso de la xenofobia y el racismo auspiciados por la crisis, la presencia de mujeres atezadas de velo en nuestra calles plantea muchos interrogantes sobre el grado de tolerancia de nuestras sociedades.

Para luchar contra ese prejuicio una artista austriaca de origen bosnio, Azra Akšamija presenta estos días la muestra “Velos convertibles: Negociando las identidades musulmanes en Occidente” en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). ¿Cómo resultaría la mezcla de ese concepto tan televisivo para designar la moda como “ponible”, aplicado a la arquitectura? A partir de esa pregunta surge la mezquita nómada, la religiosidad indumentaria llevada a la literalidad en una creación textil que pretende denunciar el rechazo identitario a la cultura islámica en sociedades como la estadounidense, especialmente tras los atentados del 11-S.

Estemos o no de acuerdo con el uso del velo, coincidiremos en que es una práctica cuya decisión última corresponde a las usuarias del mismo y que por tanto deben habilitarse espacios mentales de libertad para que su estética no suponga un constante enfrentamiento cultural. Con esta prenda que no rehuye la interacción social Akšamija interroga quizá al espectador sobre la licitud de enclaustrar aún más a las mujeres, convertidas en edificios religiosos en sí mismas, portadoras así de una tradición incorporada incluso a su atuendo en una acción que lleva al extremo el compromiso, además de indagar sobre la “conveniencia” de restringir la libertad religiosa de los musulmanes, obligando a esta especie de camuflaje para cuadrar con la llamada normalidad.

La mezquita nómada se transforma en un elemento de la indumentaria que apuesta por visibilizar la expresión religiosa, pero que al mismo tiempo rompe la secular segregación instaurada en las mezquitas convencionales, las levantadas sobre piedra, puesto que permite una dinámica intergéneros que abre el debate sobre la solidez de los estereotipos en torno a los musulmanes. De hecho el no disponer del minbar o púlpito desde el que el imán hace su prédica a los creyentes, cuestiona para los más heterodoxos indirectamente la validez de esta religiosidad individual, más privada y personal, por “incompleta”, de las mezquitas portátiles en forma de velo. Las reacciones de la comunidad islámica en los distintos lugares donde se ha expuesto la muestra, incluida la Austria natal de la artista, donde se ha puesto de relieve que la pieza no responde a las necesidades reales de los creyentes, han evidenciado que los esfuerzos de progresar en la dirección de una mayor multiculturalidad y entendimiento deben venir de ambas partes.

Para los que quieran conocer más a fondo la intervención artística de Azra Akšamija pueden ver la explicación de cómo se usa la mezquita nómada en video

Biografía

Ciudad de origen: Sarajevo.
Año de nacimiento: 1976.
Estudios: Facultad de Arquitectura en la Universidad Técnica de Graz, Austria (2001).
Anuncios