Definición imposible: Posjarra

Dentro del ámbito de las máquinas de relax la posjarra ofrece todas las ventajas de la inmersión de un spa y ninguno de los inconvenientes de cruzarte con un vecino pobre, sin conversación del barrio, porque garantiza al usuario una charla metafísica y posmoderna en el preciso instante del contacto con el agua.

—————————————————————————————

Posjarra intuía que tenía que cambiarse el nombre del pasaporte. Atravesar la frontera en momentos de tregua con ese apellido era jugársela. Lo había decidido. Estaba a punto de contestar al sargento un ordinario “Gutiérrez”, pero la lengua no supo mas que articular “Elejarragointindia” que terminó de pronuncia ya en el suelo, sobre el charco de sangre en el que quedó, mientras la pareja de la Guardia Civil se alejaba comentando algo de unas tapas de zarajo, antes de dar parte a la Comandancia desde el coche, con un uf de alivio al darle la espalda. ¡Menudo cabrón!

——————————————————————————-

Tiene siete patas y de momento no ha podido ser clasificado con precisión por los profesionales de la entomología. Sólo saben que al acercarse a elementos líquidos a todo el mundo se le pone cara de sangría.