Aferrarnos a lo que amamos olvidando el resto