Canción de Navidad. Villancico en prosa o Cuento navideño de espectros

navidadEnvarado, amoratado y marchito, Ebenezer Scrooge sobrevive a su propia miseria para con él y el resto, indemne a la climatología, menos adversa que su misantrópica condición. Una fe que se aferra institucionalmente a penitenciarías, asilos y a leyes que aparten a pobres y maleantes de su camino. Soledades de dos vueltas a la llave del cuarto para alejar malas conciencias en forma de aldabón y espectros que arrastran libros contables. Su socio en la especulación viene a amonestarle desde el Más Allá por llevar una vida trabajada como eslabones de cadena, pareja a la de ministros de gobiernos culpables, criaturas que han perdido la facultad de hacer el bien. Espíritus que tocan el corazón de un hombre que empieza a descubrir palabras nunca dichas, ansias perdidas y deseos muertos.

Mientras, quince chelines, ganados a pulso en la inhóspita covacha oficinesca de la City, permiten a Bob Cratchit, el empleado de Scrooge, estirarlos para agasajar a su familia en Navidad. En este presente donde la indigencia y la ignorancia tienen rostros infantiles, una constante en Dickens, y en el futuro que se avecina, el avaro aprende de su desmedida afición al dinero, de la desmesura de su apartamiento y de los jirones que ha dejado en el camino. Como todo tiene remedio con ese arrepentimiento cristiano de última hora, el sombrío personaje se torna en benefactor de la humanidad y el pequeño Tim. “Ojalá pueda decirse lo mismo de nosotros, de todos nosotros!”.

Canción de Navidad. Villancico en prosa  o Cuento navideño de espectros. Charles Dickens. Alianza Editorial. Madrid, 2004. 159 páginas.

Anuncios