Venganza: conexión Estambul

Intente darle al “Pause” y verá rincones de Estambul que sí merecen la pena

Descartemos que el agente de la CIA ya retirado, Bryan Mills (Liam Neeson) con la separación del servicio activo haya perdido la cabeza tanto como para llevarse a una misión a Estambul a su exmujer y su hija.

Obviemos igualmente que sus destrezas se muestren a pleno rendimiento una vez que sus captores lo trasladan en un coche con destino incierto, pero que no actúe preventivamente para evitar situaciones más o menos previsibles y olvidémonos de conozca que en los clanes familiares mafiosos con los que parece haber tratado a lo largo de su trayectoria profesional la venganza puede ser una maldición eterna y de deslices como que le “permitan” conservar el móvil con el que da morosas y detalladas instrucciones a su hija, alias la lanzagranadas. Dejando todo eso aparte no ex de extrañar que algunos países puedan mostrar cierta prevención contra la presencia de los estadounidenses en su territorio, porque viendo las andanzas de este superhombre de cargador inagotable la verdad es que no hay presupuesto municipal que resista su paso por cualquier ciudad.

Con una tensión premeditadamente contínua nuestro rudo protagonista, al que al inicio vemos perseguir de lejos a su hija adolescente por medio de un geolocalizador, se enfrenta a los vengadores de una dinastía familiar venida al parecer desde Albania para acabar con la vida del asesino del hijo de Murad, patriarca de la red criminal interpretado por Rade Serbedzija. La ventaja de su recorrido por las callejas de la ciudad del Bósforo, además de los planos aéreos sobre Sultán Ahmed, está en otras localizaciones como el Gran Bazar o el hamam en el que el bueno de la película no es capaz de convencer con su argumentario al malvado y rencoroso padre venido desde Tropojë, con lo que entendemos que ese odio por los siglos de los siglos sea el kanun del que hablara Kadaré en sus novelas. No he logrado reconocer la Basílica Cisterna, aunque hay quien asegura que algunos de esos sótanos donde retienen a la madre corresponden a este monumento subterráneo. En cualquier caso, más que los lugares emblemáticos seguramente disfrutaríamos más paseando por la Estambul no transitada por los turistas, y no me refiero a los tejados que dan la impresión de ser un circuito de carreras infinito, sino a las callejas que se atisban en el frenesí de esta cinta. Quizá lo más rechazable sea el intento fallido de vendernos tópicos de baratillo sobre los Balcanes y sobre todo la contraposición de espejismos, la vuelta a casa de los protagonistas, a las playas idílicas de lo que tal vez sea California, donde no hay belleza arquitectónica, pero sí seguridad y cuerpos diez, dejando atrás esa Europa de riesgos, hombres desaseados embrutecidos por el fútbol y por sus ansias criminales a las que no le dedican todo el esmero necesario, porque de ser así nos habrían ahorrado ver a este redentor salirse con la suya.

Alicia González
Ficha técnica
http://www.venganzaconexionestambul.es/#
País: Francia.
Año: 2012.
Duración: 96 min.
Género: Acción.
Reparto: Liam Neeson, Maggie Grace, Luke Grimes, Famke Janssen, Rade Serbedzija, Leland Orser, Jon Gries, Kevork Malikyan, Alain Figlarz, Ergun Kuyucu.
Guión: Luc Besson, Robert Mark Kamen.
Producción: Europa Corp.,Grive Productions.
Música: Nathaniel Méchaly.
Fotografía: Romain Lacourbas.
Dirección: Olivier Megaton

(Ver más)

 

Anuncios