Yo y otros animales

yo-y-otros-animales_9788467031966El buriatra convencido que es el autor comparte con el lector su biofilia (gatos parlantes, el yako y su repertorio de bandurria, los yorkys “devoradores de tangas”…) alimentada a golpe de televisor y la querencia a ese pinzón que pasó de Fiera a Obispo. La suya es la doctrina del estagirita Aristóteles que contemplaba a los niños pequeños que son los animales y sus estados mentales. Carlos Rodríguez observa todas las facetas del prisma que es la cultura animalística, con esos matarifes de matanza, brutos arrogantes propietarios de la propiedad de vidas pequeñas a las que aplican un dolor pueblerino innecesario y aparentemente ajeno al oscuro franquismo por su perduranza en el tiempo. También aconseja la templanza y la inquebrantabilidad de los principios frente a caprichos e infantiles presiones que aprendió a sofocar de la mano de sus padres y se define intérprete de las voces de las bestias mudas, pese a la consideración social de esta medicina de segunda con la que él intenta ayudar a todos los maltratados que alguna vez han llevado el ojo colgando y que se siente gratificada por el amor sin paliativos de la vianesa Daurada.

Yo y otros animales. Carlos Rodríguez. Espasa Libros. Barcelona, 2013. 224 páginas.

 

Anuncios