El fin del mundo en las televisiones

doncel.jpg Los culpables de “romper el orden de las cosas”, avergonzados de la cultura del entretenimiento buscan la utopía en los márgenes de una realidad copados por la falsa sociedad. Pues aunque el futuro sea frágil lo será menos que el extrañamiento continuo de un mundo desalmado conquistado por la barbarie televisiva que no consume ética y vende todo lo que es. Diego Doncel nos habla de revolucionarios invisibles amparados por el anonimato para no ser recluidos en el psiquiátrico de Nunca Jamás que acoge a Hamlet como a todos los que los higienistas sociales denigran en un país envilecido, de prostíbulos.

“El fin del mundo en las televisiones” se aproxima a mundos excavados en la pared que sólo ve el que quiere escapar del hedor a sudor del dinero robado en este modelo de vida que permite hacer de la felicidad un producto. Allí donde la autodestrucción compone un universo peligroso donde luchar por persistir sin perder la dignidad de los insignificantes el ganador del Premio Tiflos de poesía en su edición XXVIII nos graba el ruido del cerebro de Spinoza para recordarnos que “cada hombre completa a los demás” desde esa transformación que hace habitable el paisaje con la fuerza de la multitud.

Alicia González

El fin del mundo en las televisiones

Diego Doncel

Visor. Madrid, 2015

112 páginas

10 €

Anuncios