La perrina&yo

perrina Con Juan Ramón como inspirador la micropoetisa y agitadora cultural AJO dedica esta “brevería” a su mascota la perrina húngara rescatada del desastre que acompaña a la autora por ese Madrid de mariposas blancas y mendigos que se acercan en los despertares ruidosos del verano.

La palentina AJO hace gala de sus agallas, porque no ha habido excavadora que haya podido silenciar a esta movilizadora de los amantes de las letras. Aun así sus rarezas son menos cuando ejerce de observadora de una ciudad donde las ratas están amaestradas y en la que la vida y la muerte se cruzan para sentarse en el mismo banco. Poemas de la “bisuta” que ya no se vende de tapa en los bares y de un casticismo impregnado de otra cosa en los años de las dosis. Éstos sin embargo, son los tiempos de las huérfanas del móvil que lloran lo que la autora llama “viernes de necesidad”, en realidad, mecanismos para hacer la capital transitable para el tráfico marítimo.

Tómeselo como un fenómeno literario o como un anecdotario de andar por casa con niño “animalista en campaña” a su pesar y putas buenas que acuden a socorrer la desazón infantil, porque este Madrid de AJO sigue siendo de barrio. Y léalo como a una Gloria Fuertes de las pequeñas eventualidades con esos cruasanes bajo la lluvia que la perrina hace que no ve para cedérselos a los sin tierra, desinteresada como está por algunos verbos y a dieta de chorizo según la autora.

Alicia González

La perrina&yo

AJO

Espasa, Barcelona, 2016

100 págs.  

14,15 €

 

Anuncios