La insólita pasión del vendedor de lencería

 

la-insolita-pasion-del-vendedor-de-lenceria Satsuko Kunieda no para de recibir señales de que su cuerpo y su mente han roto camino de la agencia de viajes Lirio del Valle. A punto de llegar cae en la cuenta de que los pezones tocan la camisa y decide remediar la ausencia de sujetador con una compra rápida.

Eso a pesar de que el sótano donde deberá internarse no le ofrece las mínimas garantías de seguridad. Una vez allí Yô Isaji, especialista en tomar medidas, es la sorpresa del día, junto con las delicadas existencias del local, no aptas para mujeres trabajadoras. Y como “el cuerpo nunca miente” resulta ser un libro abierto, ella y su intimidad para el dependiente, demasiado guapo para no ser gay, demasiado arreglado para ese jardín de subterráneo. Sus consejos para la clienta pasan por escapar de la autocomplacencia y dar espacio al detalle, recomendaciones que le serán útiles especialmente para afrontar la desfachatez de Naosuke, su ex, de invitarla a su boda, amenizada con videos que borran a los personajes molestos como ella y con la novia vestida de adefesio –princesas Disney- para todos los presentes. Las resistencias a usar fajas con bolsillo que recuerdan al bolsillo del gato cósmico, pelean en su interior con el colapso del recuerdo del afecto adolescente que impide a la protagonista abandonarse en el amor maduro. No hay problema, Toujours Ensemble tiene de todo: prendas que ayudan a superar las barreras culturales y conjuntos horrendos por fuera, geniales por dentro y viceversa. El proceso le hará cuestionarse si lo inapropiado puede ser la llave de la felicidad, pero en La señora del Bigote y visitando con frecuencia a su lencero favorito encontrará la respuesta. Sólo tendrá que jugar a los espías y a partir de ahí disfrutar trastocando las convenciones para no perderse cosas maravillosas sucumbiendo a los prejuicios. A partir de ahí el cuento guarda sorpresas para el lector como la interacción entre la tienda para drags, el dueño de una licorería, una estrella venida a menos –una Baby Jane japonesa- y la tienda color menta. Todo con final feliz, incluso para las seguidoras, oniguri, de dramas lesbianos interpretados por jovencitos.
Alicia González
La insólita pasión del vendedor de lencería
Asakoi Hiruta
Reservoir books, Barcelona, 2016
224 páginas
20,90€


 
Anuncios