La caza del Carualo

 

carualo.jpg ¿Repta un caracol-escualo o nada con la concha a cuestas? ¿Qué pretende el clérigo Dodgson con este poema? ¿Lo escribió en ocho prontos como asegura el subtítulo o son las meditadas anotaciones del matemático, autor de Alicia? En el prefacio asegura que no hay dolo en la recurrente acusación de sinsentido que le persigue y haremos bien en darle la razón pues como él somos sufridores de ese lenguaje administrativo que hizo imposible al Heraldo volver a recolocar el bauprés. Sólo por palabras como ésa merecería la pena leer este libro, pero hay más, porque esa carga moral la detectarán en cuanto se dejen de intoxicar con la presunta dificultad del texto y lean con atención, tal vez estrofa por estrofa. De así hacerlo encontrarán lógica en esa cuadrilla desatada que integran un apuntador que “con gran pericia, ganaba más de lo debido” o un banquero con sus rentas a buen recaudo, entre otros. Luego habrá frases que remiten a lugares más trabajosos como cuando dice que las maletas quedan olvidadas, por aquello de que lo que no se menciona, no existe. O la inutilidad de artes como las de la pastelería en alta mar. Y agravios como el que se hace al Castor, que ante la amenaza del Carnicero recibe por todo consuelo el de suscribir una póliza de seguros. ¿Les suena?

Desde luego no hay mejor destino que aquel que les ofrece el Capitán hacia el vacío “perfecto y terminante”, pese a su escaso sentido de la orientación. Es lo que tiene seguir liderazgos dudosos…, que podrán seguir en esa alusión al Marco Antonio de Shakespeare, recibida entre vítores por los navegantes. Y por si se quedaron enganchados en la primera frase, piensen: ¿qué figura puede haber escondido el escritor detrás de un ser ambicioso, emplumado y que se defiende a dentelladas, otras provisto de mostacho, pero que puede ser embaucado con bonos del Estado o hechizado con halagos, dígase “jabones”? ¡Ah, no echen en saco roto las ilustraciones de Tove Jansson!

Alicia González

La caza del Carualo

Lewis Carroll

Nórdica. Madrid, 2016

96 páginas

16,50 €

Anuncios