No en mis días

 

gimferrer “Vivir en el Leteo es revivir” y Gimferrer desde esa edad “sin ficciones ya” en que no reconocemos nuestro rostro nos instruye sobre la construcción de la propia imagen que codifica el tiempo, prescindiendo de “los fuegos de artificio” juveniles. El poeta nada sin frío en las aguas del río del olvido dedicando a Marsé esas instantáneas de celuloide que rasga una y otra vez con la cuchilla buñueliana, Y a través de ella vemos al inexcusable Kane en paralelo a Lam y al slapstick de los caídos, los de la risa y los del maccarthismo, porque Guantánamo y el gulag forman parte de “la rueda de los vivos y los muertos” y una visita a la humanidad significa asistir “al sol de los degüellos”, en alusión a los ajusticiados del ISIS. Pese a todo conforta “saber que somos un latido a oscuras / que en el silencio resplandecerá”, incluso para los estafaos por los artefactos “de las fiestas patrias”. A esos les advierte del peligro de dejarse arrastrar por los seguidores del Ventennio que, con su afán vintage aran Europa camuflados y transportan en esas “bodegas oscuras” a los mártires de la libertad, que son hoy los ”Noche y día” de la Alemania nazi. Para el que disfrute con ello hay “acertijos” intelectivos como el juego entre Christine Lagarde y Lagàrdere, el espadachín jorobado de antaño. Y apreciaciones como la de que el poco tiempo que resta son los de “un bargueño estilo Remordimiento”, si bien la presencia de Cuca sea la esperanza: “nos sostienen / las palabras de la mano del placer,  /nos sostiene el deseo al enlazarnos”. Plenitud sí, pues quisieron “depredar la gruta sensorial” sin perder nada. Cada poema es ese temporal atemporal que obliga al lector a intentar penetrar en el universo correoso al entendimiento y tan sugestivo del barcelonés, esta vez poblado de antífonas de muerte en ese esplendor del que aún es el talismán de la vida.

Alicia González

No en mis días

Pere Gimferrer

Vandalia. Sevilla, 2016

88 páginas

11,90 €

Anuncios