Cuadernos de lengua y literatura. Volumen IX

cuadernos Vamos a conocerlo en primicia gracias a la Biblioteca de Gulliver de Ediciones Liliputienses, aunque no hayan llegado a nuestras manos las ocho entregas anteriores. A través de estos ejercicios de lectoescritura podemos hacernos una idea del espíritu guasón del argentino que comparte con los lectores sus exégesis de poemas con cuerpo de jingle. Sus divagaciones oscilan entre el cabello como signo de sensualidad, hasta llegar a Dánae y la caligrafía en un mismo hilo argumental o sobre un envase de aceite de girasol hacen al público encaramarse a las divergencias lingüísticas de un mismo objeto, luminoso para unos, danzante para otros, aunque las semejanzas de Foucault no nos deban distraer de la esencia, esa tierra que al girasol y a todos nos ancla. Por eso Turandot se ha de escuchar teniendo presente la ronquera última de Puccini como bien propone el autor.

Acrobacias con base legendaria que conectan la sangre del pelícano y la liturgia cristiana, porque como explica el docente “las palabras también son esas criaturas que se levantan de los libros y dejan sus marcas en el mundo”. Huellas que condicionan nuestras sensaciones como si las improntas de la infancia hubieran aplicado ya los saberes del marketing háptico al etiquetado del “Amargo obrero”, pues “la diferencia de clases sociales, la explotación y la miseria es algo que también se bebe”. Y peleando con la crisis jerárquica del lenguaje que supone la creación poética, enunciado primero en palabras de lo inexpresado.

Alicia González

Cuadernos de lengua y literatura. Volumen IX

Mario Ortiz

Ediciones liliputienses. Isla de san Borondón, 2014

64 páginas

10 €

Anuncios