La luz de la dinamo

dinamo Da miedo pisar la escena, no sea que con el crujir los venados desaparezcan. Así son los momentos en este poemario, efímeros, y guiados por la palabra felicidad y dibujados por la autora para sus lectores con besos que son intuiciones y serán pasado. La circularidad del presente, el futuro y el olvido no consiguen destruir el baile de la vida donde, despojados de piel, seguimos siendo androides que se aman. En esa lucha por la aprehensión del instante la escritora madrileña reconoce: “antes quería todo / ahora significa lo mismo”. A través de los planos de irrealidad temporal se resignifican a lo largo del libro situaciones que Barrios concibe cual Jano bifronte en diálogo con una concepción del arte que ayuda a devolver al adulto a reconectar su espíritu con el lenguaje de los pájaros.

A Nuria Barrios la vinculación de la infancia y la muerte no le asusta y por eso nos hace canturrear en la barca de Caronte, pues el saqueo de la memoria arrasa con la niñez y “no es fácil detenerse en seco / suspender lo que antes fuimos / lo que ya nunca seremos”. Esencia necesitada de amor para no caer y superar las pequeñas mutilaciones del camino y el pacto de silencio en el entorno de lo que sucede, hasta que el deseo sea arrancado con dolor para ceder a la muerte, injertada en nosotros y “¡tan senequista!”. Pues como dice la autora “sólo la muerte que calla / sabe qué somos”.

Alicia González

La luz de la dinamo

Nuria Barrios

Vandalia. Sevilla, 2017

88 páginas 

11,90 € 

Anuncios