Cada uno ve, lo que quiere ver

el

Uno de esos artilugios que el señor de la casa poseía para seguir degustando pese a la presbicia su placer preferido. Me imagino al sirviente disponiendo la botella en el lugar exacto para que el amo le indique con un leve gesto de la mano y un ‘puede irse Higgins’ y pueda disfrutar a solas de su contemplación. Al otro lado de esa sala, el criado camina en dirección a un espacio de espera, el reservado al servicio donde no hay lugar para otra cosa que la mordiente realidad.

Autora: Alicia González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s